Banca

El BCE cree que algunos bancos europeos necesitarán ayudas ante el empeoramiento de la economía

Tras las pruebas de estrés realizadas para comprobar su solvencia ante la crisis del coronavirus

La presidenta del BCE, Christine Lagarde
La presidenta del BCE, Christine Lagarde DPA vía Europa Press

El Banco Central Europeo (BCE) considera que los bancos pueden resistir la fuerte recesión económica que ha causado la pandemia de Covid, pero les recomienda prudencia, razón por la que les recomienda no repartir dividendos, ni recomprar acciones para retribuir a sus inversores. El BCE oficializó ayer que prolonga la recomendación a los bancos europeos de no repartir dividendos hasta enero de 2021, como adelantó este periódico, para que mantengan capital . Pero el mensaje del BCE no es igual para todas las entidades.

El supervisor ha mandado una carta a los bancos para que sean “extremadamente moderados respecto a la remuneración variable”, tras haber realizado un análisis de su situación ante la pandemia y sus posibles problemas los tres próximos años. Y ha dividido el tres grupos a los bancos en función de la posible destrucción de capital de cada entidad según pueda empeorar l situación económica.

La institución monetaria presentó este martes los resultados agregados de una prueba que trata de medir la capacidad de resistencia de los 86 grandes bancos europeos a la crisis del coronavirus y también a un escenario más adverso, con una recesión más profunda y una recuperación más lenta. La conclusión es que pueden resistir el estrés inducido por el coronavirus, pero si la situación empeora, se producirá una disminución del capital bancario, y algunas entidades necesitarían ayudas, que pueden ser públicas o privadas. Y , aunque no se ha hablado de fusiones, en el espíritu del BCE está que los bancos más vulnerables si empeoran los escenarios macro, incluyan en sus planes las fusiones.

El escenario central prevé de las pruebas del BCE está que la economía europea caiga un 8,7% en 2020, y crezca un 5,2% en 2021 y un 3,3% en 2022, lo que haría que el ratio medio de capital de máxima calidad (CET1), se redujera hasta el 12,6% en 2022, 1,9 puntos porcentuales menos que el 14,5% de cierre de 2019.

Como resultado, los bancos, que tendrían pérdidas agregadas de 53.000 millones de euros, podrían seguir prestando a la economía real y seguirían bien capitalizados. Sin embargo, en el escenario adverso, en el que el producto interior bruto (PIB) europeo caiga un 12,6% este año y crezca un 3,3% en 2021 y un 3,8% en 2022, los bancos consumirían 5,7 puntos porcentuales de capital, hasta quedar en una media del 8,8% en 2022.

En este caso, muchos bancos deberían hacer algo para mantener sus requerimientos mínimos de capital, pero el déficit general de capital “sería contenido”. Los 20 bancos más grandes y universales, cuya bancarrota podría crear una crisis financiera, compensarían parcialmente sus pérdidas por préstamos morosos con unos ingresos operativos más elevados.

El impacto de posibles pérdidas por créditos morosos en los bancos pequeños nacionales y minoristas es similar al de los grandes, pero los más pequeños no pueden compensar sus pérdidas con los ingresos porque perderían ingresos.

Los resultados de las pruebas son agregados, por eso antes de recomendar a los bancos de forma específica que tomen alguna medida, el BCE considera que será necesario hablar con ellos.El supervisor hace hincapié en que les va a dar suficiente tiempo para que repongan sus colchones de capital y liquidez.

"Los resultados muestran lo importante que fue que los bancos fortalecieran su posición de capital en los últimos años como resultado de las reformas regulatorias posteriores a la crisis financiera", ha señalado Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del BCE, quien ha subrayado que la coordinación de políticas y las medidas de apoyo han ayudado ya a mitigar el impacto de la pandemia en la economía.

"Sin embargo, si la situación empeora en la línea del escenario severo, las autoridades deben estar preparadas para implementar medidas adicionales para evitar un desapalancamiento simultáneo por parte de los bancos, lo que podría profundizar la recesión y afectar severamente la calidad de sus activos y capital posiciones", ha advertido.

Normas
Entra en El País para participar