Aerolíneas

Luis Gallego compró acciones de IAG, que pierden un 57% de su valor, días antes de la pandemia

El presidente de Iberia y futuro CEO del holding invirtió 500.000 euros en 108.000 títulos el 6 de marzo

El presidente de Iberia y próximo CEO de IAG, Luis Gallego.
El presidente de Iberia y próximo CEO de IAG, Luis Gallego.

El presidente de Iberia y próximo consejero delegado de IAG, Luis Gallego, invirtió en el holding de aerolíneas sólo unos días antes del confinamiento generalizado en todo el planeta. Fue el 6 de marzo, con nubarrones por la suspensión de eventos empresariales y una rápida expansión del coronavirus por Italia, cuando el ejecutivo adquirió tres paquetes de acciones que totalizan 108.249 títulos.

Ya el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró que los niveles de propagación de la Covid-19 y su gravedad merecían el calificativo de pandemia. Con ella vinieron las restricciones a la movilidad, aviones en tierra y más de tres meses de parálisis total para el sector aéreo.

Las compras de Gallego fueron realizadas a un precio medio de 4,64 euros por título, cuando el valor venía de rozar los 8 euros en enero

Las compras de Gallego, comunicadas ahora ante la Bolsa de Londres, fueron realizadas a un precio medio de 4,64 euros por título, totalizando una inversión de 502.000 euros. Esas mismas acciones pierden valor a día de hoy hasta los 214.000 euros por el batacazo que IAG sufre en el mercado por el efecto de la pandemia. El último revés ha sido el de la aplicación de cuarentenas en Reino Unido a los viajeros procedentes de España.

La decisión de apostar por IAG era una muestra de confianza en un valor que venía perdiendo por los primeros coletazos de la crisis sanitaria. La compañía llegó a cotizar en 7,9 euros a mediados de enero. Desde la inversión de Gallego en marzo la cotización del grupo cae un 57%. El ejecutivo venía creando una cesta de acciones en función del plan anual de incentivos que la compañía aplica para sus directivos.

Cambio de destino

Está previsto que el presidente de Iberia tome las riendas de IAG, en sustitución de Willie Walsh, el próximo 24 de septiembre. Ese mismo día, el actual presidente de Vueling, Javier Sánchez Prieto, pasará a dirigir Iberia, y el responsable del área comercial de esta última, Marco Sansavini, se convierta en primer ejecutivo de Vueling.

En su nuevo puesto, a Gallego le espera un salario de 932.000 libras anuales, un incentivo de hasta el 200% de esa cifra y un plan de acciones por desempeño (PSP por sus siglas en inglés) que también puede suponer hasta un 200% de su salario fijo. Pero también tendrá que lidiar con la mayor crisis jamás conocida en el transporte aéreo.

A Gallego le espera en IAG un salario de 932.000 libras anuales, un incentivo de hasta el 200% y el plan de acciones, pero también una crisis histórica

Luis Gallego tiene ante sí el reto de reestructurar las distintas aerolíneas de IAG para su supervivencia en un escenario de demanda deprimida. Desde IAG, que hoy mismo vuelve a sufrir un fuerte desplome en Bolsa, se estima que los volúmenes de tráfico de 2019 no se recuperarán antes de 2023 ó 2024.

Para adaptarse al nuevo mercado, British Airways lanzó una propuesta inicial de 12.000 despidos que está siendo reducida con un primer acuerdo con el sindicato de pilotos Balpa. Resta, en el caso de la aerolínea británica, convencer a los tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) para negociar las bajas. En Iberia y Vueling, marcadas ambas por los ERTEs por fuerza mayor, los contactos entre dirección y sindicatos se esperan para después del verano.

Además de los ajustes laborales, la compañía está en contínuas negociaciones con los fabricantes de aviones para adaptar el calendario de renovación de flota y afronta la necesidad de conciliar las coberturas por el precio del combustible a la incertidumbre que pesa sobre la oferta de vuelos.

Normas
Entra en El País para participar