En Mapfre, la protección, prioridad número uno

La tecnología permite garantizar la continuidad de su actividad sin olvidarse de la salud

Mapfre ha seguido dando servicio con medidas de protección.
Mapfre ha seguido dando servicio con medidas de protección.

La seguridad de los empleados fue prioridad desde el inicio para Mapfre, y esa prioridad y ese objetivo, según la compañía, siguen vigentes. Más del 90% de sus empleados en todo el mundo han estado teletrabajando durante la pandemia, con el fin de mantener bajo control la propagación de la enfermedad. Además, se han flexibilizado los horarios para que cada persona pudiese atender tanto sus obligaciones profesionales como los asuntos personales derivados de esta situación que, en muchos casos, ha supuesto ocuparse de los hijos o de personas dependientes.

El apoyo psicológico y otras medidas para ayudarles a afrontar la situación no han faltado. En este sentido, el presidente del grupo, Antonio Huertas, y la directora general de personas y organización han mantenido encuentros virtuales, respondiendo a las inquietudes y dudas que la plantilla tenía ante esta situación, nueva para todos. Incluso, Huertas aseguró públicamente en Twitter que ni la compañía ni su fundación harían ninguna regulación temporal de empleo.

Ha movilizado más de 200 millones de euros para luchar contra el coronavirus

Desde el 11 de mayo, Mapfre está desarrollando un plan de progresiva reincorporación a las oficinas que se alargará, inicialmente, hasta el mes de septiembre. Este plan pone el foco en la seguridad de los empleados, e intenta preservar el trabajo a distancia para los colectivos especialmente vulnerables al Covid-19, como embarazadas, personas de riesgo y empleados con hijos menores de 16 años o con hijos en situaciones especiales. Con ello, la empresa prevé que en los próximos meses la mayor parte de los puestos seguirán desarrollando sus funciones en modalidad de teletrabajo. Desde el inicio de la crisis también se adoptaron las medidas para asegurar la continuidad del negocio, el servicio a sus clientes y el cumplimiento de las obligaciones contraídas con sus asegurados.

Así, por ejemplo, se reforzaron los canales no presenciales de atención al cliente, a través de la página web, las app y el teléfono de atención habitual, de forma que los asegurados pudieran contactar con la compañía sin necesidad de realizar desplazamientos. Solo en España, en menos de dos meses se realizaron un total de 1,3 millones de gestiones a través del centro de atención telefónica, más del doble que en un periodo similar en circunstancias normales. La mayoría de ellas, el 63%, correspondieron a peticiones de prestación de servicios, siendo las más demandadas las de hogar, seguidas por las de asistencia en carretera y autorizaciones de salud. Las de seguro de decesos, también se incrementaron hasta duplicarse.

Además de intensificar los canales de atención, Mapfre también ha aumentado el servicio de videoperitaciones y videoconferencias, en el caso de sus seguros de salud, como medio más eficaz para prestar el servicio a los clientes y, al mismo tiempo, para proteger su salud y la de sus proveedores. En el terreno de las ayudas, ha movilizado más de 200 millones de euros para colaborar con todos sus colectivos de interés.

Iniciativas económicas

Ayudas. 115 millones de euros, repartidos en 60 millones para la ayuda a pymes y autónomos, descontándoles las primas de sus seguros, y 55 millones para anticipar la facturación de sus proveedores.

Fundación. Para las familias y la investigación del Covid-19 concedieron 35 millones.

Póliza colectiva. 5,7 millones, de los 37 millones que ha puesto el sector asegurador para proteger a los más de 700.000 sanitarios.

Normas
Entra en El País para participar