Ineficiencias en la tributación: del alcohol a los planes de pensiones

La Airef señala cuáles son los problemas que arroja el actual diseño de los beneficios fiscales del IRPF, IVA, Sociedades e Impuestos Especiales

Ineficiencias en la tributación: del alcohol a los planes de pensiones

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) ha publicado este miércoles el primero de los informes de su nueva tanda de análisis del uso de los recursos públicos, el spending review, centrado en esta ocasión en los beneficios fiscales.

El documento, que analiza 13 ventajas tributarias por valor de 35.000 millones de euros anuales, el equivalente al 60% de todo el paquete vigente, arroja importantes ineficiencias de diseño ante las que recomienda actuar.

Estas son algunas de las principales conclusiones que contiene el informe sobre cada una de las ventajas fiscales analizadas:

Planes de pensiones privados

En el caso de los beneficios fiscales sobre los planes privados de pensiones (1.643 millones de euros de coste anual), que permiten ahorrar hasta 8.000 euros por aportación, el objetivo es que el declarante ahorre a largo plazo destinando una parte de su renta actual a su jubilación futura. El mecanismo supone un diferimiento fiscal por el que el contribuyente no paga hoy el impuesto hoy, sino en el futuro.

Este incentivo existen en buena parte de las economías del entorno, si bien en España coexiste con un sistema público de pensiones que garantiza de media el 75% de la última renta, una tasa de reemplazo muy superior al promedio de la OCDE.

Hay en España unos 2,4 millones de beneficiarios, si bien la ventaja fiscal resulta regresiva porque el 66% de los 1.643 millones que deja de ingresar el Estado corresponde a las rentas más altas del país.

La mayoría de aportantes aporta menos de 1.000 euros, teniendo un techo de 8.000 millones, lo que indica que al incentivo fiscal le podría faltar potencia para ser realmente atractivo. De media, al llegar a la jubilación, el española apenas ha acumulado 11.000 euros en planes de pensiones siendo el producto en el que menos ahorro acumulan.

La Airef expone que un diferimiento fiscal suele ser atractivo cuando se acaba pagando menos en el futuro que en el presente. El análisis indica que las rentas altas pagan lo mismo, mientras que las rentas inferiores acaban pagando menos, pero soportan comisiones, sobre todo en planes individuales, donde son más altas que en los colectivos.

Como resultado del análisis, el informe detalla que las rentas altas ahorran 773 euros pero pagan 7.776 euros en comisiones lo que indica que el incentivo no tiene gran fuerza. Para las rentas bajas el saldo es positivo, con un ahorro fiscal de 9.000 euros y un coste similar en comisiones, pero las rentas bajas no tendrían capacidad de ahorro para aprovecharlo.

Tributación conjunta

En cuanto a la declaración conjunta de los matrimonios, que resta 2.392 millones a las arcas públicas anualmente, se equipara la composición de rentas de dos individuos que cobran 12.000 euros y están exentos de IRPF frente a un hogar que percibe 24.000 de un solo perceptor, lo que supondría un pago de 3.000 euros de no ser por la tributación conjunta.

Sin embargo, el informe resalta que la ventaja fiscal desincentiva la participación de las mujeres en el mercado laboral ampliando la brecha de género en la economía española. Un motivo por el que este beneficio ha ido desapareciendo en los países vecinos. La Airef recomienda su erradicación paulatina, manteniendo un régimen transitorio para los que ya están sujetos a este modelo de declaración. En su lugar, recomiendan impulsar beneficios fiscales que incentiven la participación laboral de la mujer.

Beneficio del arrendamiento

El 60% de los rendimientos netos por alquiler está exento de impuestos desde 2003, lo que incrementó la declaración de alquileres tanto en volumen como en importes. El beneficio era del 100% si se alquilaba a jóvenes, pero esa condición se eliminó en 2015. La Airef considera que el beneficio fiscal funciona, pero detecta que genera problemas para las rentas bajas, que destinan hasta el 40% de su renta mensual al arrendamiento, una de las cifras más altas de las economías comparables.

La Airef insta a modular el beneficio (que resta 1.039 millones a la recaudación) para dirigirlo más a las rentas bajas o colectivos vulnerables y especialmente en áreas metropolitanas donde mayor tensión de precios se produce. El nuevo índice de preciso elaborado por el Gobierno, sugiere el organismo, podría ser decisivo para tomar esta medida.

Tipos reducidos de IVA

En España, el IVA tiene un tramo general del 21% que se rebaja al reducido del 10% y el superreducido del 4% para determinados productos, lo que resta 18.000 millones de euros a la recaudación anual. La medida busca facilitar el acceso a bienes de primera necesidad o promocionar determinados servicios sociales o culturales.

De esos 17.787 millones, 11.000 millones, el 61%, lo disfrutan rentas altas mientras que las más bajas apenas aprovechan el 39%, lo que no lo hace eficiente desde el punto de vista distributivo, subraya la Airef.

La diferencia se da principalmente por el tipo reducido, aplicado a restauración, ocio y vacaciones, donde las rentas medias y altas gastan más que las bajas. Los tipos superreducidos para bienes de primera necesidad alteran menos.

Las bebidas alcohólicas y no alcohólicas en restauración tienen un tipo reducido del 10% mientras que en los países del entorno están sujetas a tipos generales. De hecho, en supermercados están sujetos al 21% en España.

De esta forma, en España el tipo efectivo es del 11,1% frente al 14% de media de la Unión Europea al haber un mayor volumen de productos ligados a tipos inferiores. Finalmente, la Airef concluye que las políticas fiscales ligadas a la renta permiten reducir más las desigualdades sociales que las del IVA.

Una subida de tipos, en todo caso, supondría una rebaja del consumo, asumen desde la Airef, pero aún así la recaudación aumentaría en 13.819 millones de euros sobre los 17.786 millones de recaudación potencial que tendría la reducción de los tipos reducidos si no tuviera efecto sobre el gasto de los hogares. En todo caso, el organismo insta a que cualquier cambio se paulatino y acompasado con la recuperación de la economía.

Tipos especiales para Sicav y Socimis

Las Sicav pagan el impuesto de Sociedades al 1% en lugar de al 25%, dándosele a estos vehículos de inversión colectiva la misma fiscalidad que a los fondos de inversión, siempre que se cuente con un número mínimo de 100 accionistas.

Sin embargo, la Airef propone que se refuercen las medidas de control a este requisito, ante la existencia de inversores mariachis que solo figuran para permitir al principal evitar el pago de impuestos más altos. Actualmente, el beneficio resta 323 millones a los ingresos públicos anuales.

Normas
Entra en El País para participar