La Airef eleva al 12,4% la caída del PIB y prevé un déficit del 14,4% por el alza del gasto

El organismo fiscalizador teme que la deuda se dispare hasta el 123,2% en el escenario más adverso y anuncia que vigilará más de cerca el endeudamiento del país

Cristina Herrero, presidenta de la Airef.
Cristina Herrero, presidenta de la Airef.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha empeorado sus previsiones macroeconómicas para España este jueves, anunciando que el PIB sufrirá una caída de entre el -10,1% y -12,4% en 2020, “en función de la duración de la pandemia”. Una revisión a la baja de entre 1,2 y 0,7 puntos, respectivamente, en función de si se toma el escenario de partida o el adverso, que tiene en cuenta el riesgo de una segunda oleada del virus.

“Hemos detectado una mayor contracción del PIB respecto a nuestras previsiones anteriores, un mayor déficit y deuda pública, en parte por esa contracción, pero sobre todo por las medidas del conjunto de administraciones públicas”, ha explicado la presidenta de la Airef, Cristina Herrero.

Como consecuencia, el déficit conjunto de las administraciones públicas para el conjunto del año subirá del 2,8% al 11,9%, un agujero fiscal que podría alcanzar el 14,4% “si se materializa el escenario más adverso”.

Se trata de un incremento de un punto, y 0,6 puntos, respectivamente, debido a medidas como la ampliación de los ERTE ligados al Covid hasta finales de septiembre o el ingreso mínimo vital. Además, el déficit se incrementa especialmente en el caso de la administración central al asumir las transferencias adicionales a la Seguridad Social (15.700 millones), el fondo no reembolsable de las comunidades autónomas (16.000 millones).

Como consecuencia, la deuda se elevaría del 95% del PIB al 117,6% en el escenario inicial y en el 132,2% en la proyección más adversa, siendo esta variable una de las que más preocupa al organismo fiscalizador, ha explicado Herrero.

Las previsiones actualizadas de la Airef han sido publicadas con motivo de la publicación del Informe sobre la ejecución presupuestaria, deuda pública y regla de gasto, que por ley debe presentar a mediados del mes de julio.

Las nuevas estimaciones de la Airef estiman que la caída intertrimestral de la economía en el segundo trimestre fue del 17,5%, peor que la más dura prevista en el escenario adverso dibujado en mayo (que era del 17%). A partir de ahí, la recuperación será intensa en el tercer trimestre pero la recuperación será incompleta y seguirá un 5% por debajo de niveles precrisis a finales de 2021.

“Lo peor ha pasado ya, eso es innegable”, asumen desde Airef, subrayando que el 60% de los más de tres millones de personas acogidas a ERTE ligados al Covid-19 se han reincorporado ya a su trabajo. Sin embargo, advierten, los riesgos persisten y es necesario seguir actuando.

Recomendaciones

“La prioridad es responder a la crisis en el corto plazo, pero sin perder el foco de diseñar una estrategia de consolidación fiscal en el medio plazo”, ha dicho Herrero, anunciando que en septiembre lanzará una herramienta de control específico de los niveles de endeudamiento del país.

Herrero insta a clarificar el marco fiscal, establecer esa estrategia de consolidación a medio plazo, y poner el acento en la evaluación de la eficiencia del gasto y en el rediseño de las políticas públicas.

“En 2019 hubo una serie de incumplimientos que revelan problemas y complican el punto de partida para enfrentar esta crisis”, ha dicho la presidenta de la Airef, instando a buscar el origen de esas desviaciones (se dio el primer incremento del déficit en seis años), no tanto para penalizar a esas administraciones como para evitar futuros incrementos del agujero fiscal.

En este punto, Herrero invita al Gobierno a fijar umbrales de cumplimiento para 2021 y a plantear la puesta en marcha de la revisión del gasto sugerida por la propia Airef en sus informes de revisión del gasto, los spending reviews, si bien a medio plazo para no entorpecer el crecimiento. El Ministerio de Hacienda ya ha anunciado su intención de incorporar estas recomendaciones al diseño de los Presupuestos Generales de 2021

La factura de la crisis

En cuanto al impacto de las medidas ya tomadas, la Airef calcula que en el escenario inicial la factura de la crisis ascendería a 46.065 millones (4,1% del PIB) y unos 54.001 millones en el escenario adverso (4,9% del PIB).

Como consecuencia, el gasto público se dispararía a una horquilla de entre el 52,2% y el 54,8% del PIB, mientras que los ingresos públicos se situaría en el 40,3%, dando lugar al acusado déficit anunciado.

Este incremento del déficit radica fundamentalmente en las nuevas medidas adoptada por el Gobierno, como el ingreso mínimo vital (con dos décimas), la extensión de los ERTE y las prestación para autónomos (0,3%), o el mayor gasto sanitario (otro 0,3%), sumando ocho décimas del punto de subida.

El cálculo del coste del ingreso mínimo vital es similar al del Gobierno, si bien la Airef ha revisado el coste de los ERTE, que ha afectado hasta a 3,4 millones de trabajadores, pues su reincorporación laboral habría sido más tardía de lo inicialmente estimado, cuando se contaba con que la pandemia quedara medianamente controlada a mediados de mayo.

En el caso de la recaudación, la Airef espera un mejor comportamiento del IRFP, sin llegar a las previsiones oficiales del Gobierno, debido a una mejor evolución de las retenciones aplicadas en las nóminas ante la contención de la destrucción de empleo.

En el caso de IVA, Sociedades e Impuestos Especiales, la revisión de ingresos es a la baja. En el caso de los Impuestos Especiales, la mayor caída de recaudación sobre hidrocarburos es la principal causante de la revisión, mientras que la caída de los beneficios empresariales explica el retroceso en Sociedades.

Impacto por teritorios

El impacto fiscal de la crisis, en todo caso, sería desigual por regiones, con subidas de entre 9 décimas y 2,5 puntos en función de la comunidad. Así, mientras que Madrid o Galicia podrían aspirar a lograr un equilibrio presupuestario, Murcia, la Comunidad Valencia, País Vasco y Navarra se encaminan a un déficit superior al 1,5%.

Como consecuencia, alertan desde el organismo fiscalizador, el grupo de las grandes comunidades autónomas podría concluir 2020 incurriendo en déficit por primera vez desde el año 2012.

La revisión a la baja de las perspectivas de crecimiento de 2020 por parte de la Airef es generalizada. La zona euro, estiman, caerá un 10,2% (para rebotar un 6% en 2021); las economías avanzadas cederán un 8% (para rebotar un 4,8%); el PIB global se dejará un 4,9% (para subir un 5,4%) y las economías emergentes y en desarrollo perderán un 3% (y recuperará luego un 5,9%).

Normas
Entra en El País para participar