Industria

El consumo de cemento cae un 16,5% en España en el primer semestre

Las exportaciones se reducen en un 14,1% mientras la patronal insiste en los altos costes de producción y urge un plan de reactivación para la construcción

Planta de cemento.
Planta de cemento.

La demanda de cemento en España ha caído un 16,5% en el primer semestre, lo que representa un menor consumo en 1,22 millones de toneladas respecto a la primera mitad de 2019. El dato actual, según apunta la patronal Oficemen, es de 6,18 millones de toneladas pese al tirón en el mes de junio.

En este último mes, los 1,34 millones de toneladas demandadas por el mercado doméstico suponen un alza del 5,2% frente a junio del año pasado (67.000 toneladas más), lo que Oficemen atribuye a la reactivación de obras paralizadas durante el estado de alarma.

García Brosa pone la lupa en sectores como el de la automoción o el turismo, con planes de contingencia activados, mientras la construcción "es la gran olvidada"

“En junio se han retomado muchas promociones inmobiliarias, pero el dato positivo mensual no debe hacernos pensar en una recuperación del sector”, explica el presidente de Oficemen, Victor García Brosa, “insistimos en que la construcción es el dinamizador del empleo que necesita nuestro país ahora mismo y no puede seguir en el olvido de la Administración”.

García Brosa pone la lupa en sectores como el de la automoción o el turismo, con “planes de contingencia activados, mientras que el nuestro continua siendo el gran olvidado a pesar de que podría llegar a generar un importante volumen de puestos de trabajo”.

En el capítulo de las exportaciones, el descenso durante el primer semestre ha sido del 14,1%, con la pérdida de 456.000 toneladas frente a los volúmenes exportados en 2019.

De nuevo, en junio se ha apreciado una mejora en el capítulo exportador frente al mismo mes del pasado ejercicio, con un incremento del 4,7% debido a la demanda desde otros países que han mantenido cerradas sus fábricas por el confinamiento.

Oficemen vuelve a quejarse de la falta de competitividad de la industria cementera española frente a la de países cercanos. La causa, insisten, está en los precios energéticos.

Normas
Entra en El País para participar