El viaje más largo y mil travesías a cual más dura

La industria pide prorrogar los ERTE hasta diciembre, rebajas fiscales (incluido el IVA) y el 25% de las ayudas que recibirá España del fondo de recuperación europeo

El viaje más largo y mil travesías
a cual más dura

Tras años batiendo récords de visitantes e ingresos, el turismo en España se desplomará este año como consecuencia de la crisis del coronavirus. España es el tercer país más visitado del mundo y el segundo en ingresos y será el quinto más castigado por la pandemia por detrás de Estados Unidos, China, Francia y Alemania, según datos de Naciones Unidas.

La ONU cifra en más de 77.000 millones de euros el coste de la crisis sanitaria para hoteles, agencias de viajes, alquiler de coches o transporte, restauración y otros, cifra que Exceltur, el think tank que agrupa a las principales compañías turísticas, eleva a 83.000 millones. No es el único estrago. El sector alerta de miles de cierres y despidos si los ERTE no se prorrogan hasta diciembre.

El turismo es uno de los motores de la economía española: supone casi el 13% del PIB y da empleo a 2,7 millones de personas, según datos del INE. Tras meses cerrados, la temporada de verano encima y las aperturas de hoteles, restaurantes y establecimientos turísticos condicionadas a la seguridad, José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, avisa de “la gravedad de la situación y la vulnerabilidad del sector”. El reciente plan de ayudas de poco más de 4.200 millones, de los que 2.500 millones son en avales del ICO, se considera tardío e insuficiente. “No queremos créditos que nos endeuden más, queremos transferencias directas a fondo perdido que permitan salvar lo máximo posible el tejido empresarial”, añade Zoreda.

La seguridad y la confianza serán claves para reactivar
la demanda

En el mismo sentido se pronunciaba Inmaculada de Benito, directora corporativa de la oficina del CEO de Iberostar: “El paquete de medidas que ha desarrollado el Gobierno no es proporcional a la importancia de esta industria, es insuficiente. Los pilares básicos deberían ser ERTE flexibles, una política fiscal adecuada con bajada impositiva y medidas económicas que inyecten liquidez”.

Vacaciones más cerca de casa

El viaje más largo y mil travesías
a cual más dura

En un contexto como el que ha dejado la pandemia del Covid-19 y en un escenario de cambio constante es muy difícil hacer previsiones, pero lo que tiene claro el sector es que este verano las vacaciones serán más cerca de casa. La demanda interna es clave para la reactivación del turismo. Las tarifas flexibles y las medidas de higiene y seguridad son los aspectos que más preocupan a los consumidores, según los datos de una encuesta realizada por Expedia Group.

Agencias online, portales especializados y buscadores como Expedia, Rumbo, Booking.com, Weekendesk o Lastminute coinciden en cierto optimismo, alentados por los datos de búsquedas y reservas, donde la demanda turística nacional gana impulso.

Los destinos de interior, de costa y playa son los más populares, mientras que las grandes ciudades se recuperan más lentamente.

Destinos alternativos y rurales, fuera de los circuitos tradicionales, accesibles en coche y que combinen naturaleza y espacios abiertos tienen también más posibilidades de atraer a potenciales viajeros.

Los tres principales reclamos del turismo, rebajas fiscales –incluido el IVA–, ampliación de los ERTE hasta final del año y no menos del 25% de las ayudas de 140.000 millones que recibirá España del fondo de recuperación anunciado por la CE –Exceltur cifra el plan de rescate en 27.000 millones a cinco años–, han sido hasta ahora desoídos por el Gobierno.

Con la esperada y progresiva apertura de fronteras, el sector augura un verano y una temporada diferente donde la seguridad y la confianza serán claves para reactivar la demanda, interna primero e internacional después.

Para recuperar turistas, “hay que garantizar que nuestros destinos son seguros, por lo que es fundamental ofrecer confianza sanitaria”, asegura Raúl González, CEO para EMEA de Barceló. “Mientras no haya confianza y garantía de seguridad, no se levantarán totalmente las restricciones a la movilidad y no veremos la reactivación de la demanda”, agrega.

Bruselas, de momento, solo ha autorizado la llegada de turistas de los países del espacio Schengen y de 15 países más, dejando fuera de la lista a Estados Unidos, Rusia y Brasil.

En cifras

83.000 millones de euros
perderá este año el sector como consecuencia
de la pandemia

27.000 millones de euros del
plan de recuperación europeo reclama el turismo para salvarse.

En un escenario tan cambiante, el turismo afronta múltiples desafíos, “tan grandes que dejan pequeños los retos que teníamos antes de febrero de 2020, tales como el Brexit, las quiebras de algunos turoperadores o la creciente competencia de los países del norte de África y el Mediterráneo oriental”, explica Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y CEO de Meliá. “Los retos serán de tres tipos: recuperar la confianza y la seguridad en los viajes y su entorno; reconquistar a un cliente más exigente y consciente de su entorno social y medioambiental, y mantener la eficiencia y la competitividad”, señala.

La crisis “ha abierto muchas incógnitas sobre el futuro del turismo, pero también deja muchas certezas, como que las empresas que tengan una alta capacidad de adaptación tendrán mayores opciones de resistir y ser más competitivas en un escenario adverso”, augura Ramón Aragonés, CEO de NH.

Todo apunta a que la temporada de verano y el año es insalvable, pero este revés deberá servir para apuntalar las principales asignaturas pendientes, como “la sostenibilidad medioambiental, la transformación digital para ganar eficiencia, mejorar la experiencia del cliente y diversificar la oferta de sol y playa”, concluye Philip Moscoso, experto en turismo del IESE.

‘Spain for sure’, una campaña que puede llegar demasiado tarde

El viaje más largo y mil travesías
a cual más dura

Empresarios como Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y CEO de Meliá, se han quejado de que “la indefinición y las rectificaciones cruzadas entre ministerios sobre los tiempos y condiciones de la desescalada no contribuyen a la reserva de vacaciones en España y benefician a competidores como Grecia, Turquía o Portugal".

Estos titubeos y la gravedad de la pandemia en nuestro país han causado importantes daños de imagen a España que intenta contrarrestar la campaña Spain for sure (España, seguro que sí) promocionando los valores de nuestro país como un destino fiable, seguro y al que pueden volver los turistas.

Las grandes cadenas se han adelantado creando sellos de higiene y seguridad para recuperar la confianza de los clientes. We care about you (Barceló), How we care (Iberostar), Feel Safe at NH y Stay Safe with Meliá incluyen un plan de medidas para garantizar que los huéspedes disfruten de su estancia en cualquiera de los hoteles abiertos, dentro y fuera de España, con total tranquilidad.

Normas
Entra en El País para participar