Nueva oferta en la UE: menos ayudas (400.000 millones) y más créditos (350.000)

El presidente europeo trata de alcanzar el pacto tras tres días de negociaciones

Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel
Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel EFE

Charles Michel, el presidente del Consejo Europeo acaba de sacar de la chistera una nueva oferta en la cena con los 27 miembros, a caballo entre la que presentó ayer y la que han propuesto hoy los frugales, diseñada por la primera ministra finlandesa. 

Tras tres días de arduas negociaciones, una mañana de intensos contactos con los diversos países y caída la tarde, ha llevado la última propuesta, que sube los créditos a 350.000 y reduce las ayudas directas a 400.000 euros. Las negociaciones proseguían a última hora de la noche, con el deseo de llevarlo al plenario si conseguía los apoyos suficientes.

El plan de los países frugales (Países Bajos, Suecia, Austria, Dinamarca y al que se ha sumado Finlandia) rebajaba el fondo de recuperación en 50.000 millones, hasta 700.000 millones. Y reducía la parte de subsidios de medio billón de euros a 350.000 millones, con el resto dedicado a préstamos.

Durante todos estos días Francia y Alemania se han opuesto a que las ayudas directas sean inferiores 400.000 millones de euros. La nueva propuesta del presidente del Consejo, cubre las peticiones de mínimos del eje franco alemán y eleva de 250.000 a 350.000, la partida de créditos.

Aunque más elevada que la que sugerían los socios del norte, esta propuesta reduce en 100.000 millones las transferencias que pedía la Comisión Europea en su planteamiento original, en el que ascendían a 500.000 millones.España e Italia son las más perjudicadas por el recorte.

Declaraciones

En su discurso ante los 27 líderes, Michel ha recalcado que durante los dos primeros días de negociación escuchó "atentamente" a cada socio e incluyó en sus propuestas la mayor parte de las exigencias de los países llamados 'frugales', incluso reduciendo en dos ocasiones el volumen del fondo o reforzando la condicionalidad de las ayudas.

Tras recordar a los líderes su responsabilidad para con los ciudadanos y el golpe que la crisis del coronavirus ha supuesto en la UE, Michel les ha pedido decidir si son capaces de contribuir a "construir la unidad europea y confianza" o bien optarán por "el desgarro" y deberán presentar una Europa "débil, dañada por la desconfianza".

Michel ha cerrado el discurso, según han apuntado fuentes conocedoras de la negociación, afirmando que su deseo es lograr a un acuerdo "y que los periódicos europeos titulen mañana que la Unión europea ha logrado una misión imposible".

Normas
Entra en El País para participar