Negociación

La cumbre de la UE sigue este domingo en busca de un acuerdo

El volumen y distribución del fondo y las condiciones siguen siendo objeto de discusión

Vista general de la cumbre de la UE, en una imagen de este sábado.
Vista general de la cumbre de la UE, en una imagen de este sábado.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) continuarán negociando hoy, domingo, el plan de recuperación tras la pandemia, un día más de lo previsto, tras no lograr este sábado un acuerdo para ello después de más de doce horas de negociación.

Al término de la segunda jornada de una cumbre que comenzó el viernes, los puntos de bloqueo de la negociación siguen siendo el volumen del fondo de recuperación y el equilibrio entre subvenciones y préstamos, las condiciones para aprobar las ayudas y los descuentos que reciben algunos países en su aportación al presupuesto comunitario, según varias fuentes diplomáticas.

La sesión de este sábado ha estado plagada de reuniones bilaterales y contactos en grupo y los líderes solo se han reunido a veintisiete en dos ocasiones. La primera, de 11.00 horas a 13.00 horas de la mañana, y la segunda de 21.00 horas hasta poco después de las 23.10 horas.

Tras la segunda, el presidente del Consejo europeo, Charles Michel, ha suspendido la cumbre y ha convocado a los jefes de Estado y de Gobierno a una nueva jornada de negociaciones que comenzará este domingo a las 12.00 horas, dejando espacio de nuevo a contactos bilaterales en busca de un borrador con el que intentar el acuerdo.

Los Estados miembros acumulan ya dos días seguidos de negociaciones para alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027 y para el fondo de recuperación con el que impulsar la economía europea tras la pandemia de COVID-19.

En el transcurso de estas horas se ha pasado de la "irritación" del viernes, tal y como describió la atmósfera el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte, al trabajo "calmado, denso e intenso" que destacaban fuentes europeas refiriéndose a este sábado.

El foco de las conversaciones has estado centrado en dos puntos: el tamaño del plan de reconstrucción y el juego entre transferencias directas y préstamos, por un lado, y las condiciones que los gobiernos tendrán que cumplir para acceder a las ayudas.

Sobre el primer punto, Rutte ha conseguido que el último borrador contemple el derecho a activar un "freno de emergencia" que permitiría a cualquier país bloquear el desembolso de los fondos a un país si considera que se deben hacer nuevas reformas y convocar un debate al respecto a nivel de ministros o incluso de líderes.

El Gobierno español está dispuesto a aceptar este derecho, según fuentes de Moncloa, siempre y cuando la decisión final sobre el desembolso no se tome por unanimidad, una idea a la que Madrid se opone "frontalmente".

Países Bajos se encuentra aislado en su defensa del derecho a veto para dar luz verde a las ayudas, pero cuenta con el apoyo e Suecia, Dinamarca y Austria en la exigencia de recortar las transferencias que recibirían los gobiernos y aumentar a su costa los préstamos.

Un primer borrador que Michel presentó a primera hora del sábado ya contemplaba una rebaja de los subsidios de 50.000 millones (pasaban de 500.00 millones a 450.000 millones) pero los países del norte quiere reducir todavía más el montante que recibirán principalmente España e Italia sin tener que devolverlo.

Normas
Entra en El País para participar