El miedo al contagio y la incertidumbre sobre el empleo frenan las rebajas

CEC y Acotex avisan de una caída de ventas de hasta el 40%

Los negocios en los centros comerciales, los que más sufren

Rebajas en Barcelona.
Rebajas en Barcelona. Cristóbal Castro

El inicio de la campaña de rebajas en julio suele ir acompañado de tiendas y grandes superficies con buena presencia de clientes, buscando la ganga del verano. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha instaurado este año una realidad diferente. Los consumidores tienen miedo al contagio, tras los rebrotes que se están produciendo en los últimos días en comunidades como Cataluña, Aragón, Andalucía y Madrid. Además, muchos trabajadores se encuentran aún en ERTE y otros se han quedado directamente sin empleo.

En este contexto, según la Confederación Española del Comercio (CEC), a pesar de la reactivación de las actividades y la llegada de la nueva normalidad, las cifras de ventas en los pequeños y medianos comercios “continúa lejos” de los niveles pre-Covid.

El portavoz de la CEC Carlos Moreno-Figueroa señala a CincoDías que la facturación de los comercios durante las dos primeras semanas de rebajas ha caído entre un 20% y un 30% en comparación con el mismo periodo de 2019, dependiendo de la provincia y el sector de actividad, llegando incluso al 40% y 50% en los territorios más dependientes del turismo, como Baleares y Canarias.

“Por desgracia, se están comportando como preveíamos, están entre un 20% y un 30% por debajo del mismo periodo del año anterior, y es especialmente grave en el textil. Otros sectores como el equipamiento para el hogar se están comportando de mejor manera”, añade Moreno-Figueroa. Insiste en la situación “preocupante” de las tiendas de ropa.

En su opinión, muchas están aprovechando para intentar dar salida a todo el stock que han acumulado durante los meses de confinamiento con “campañas muy agresivas”, lo que mermará los márgenes de beneficio y los situará a un nivel “muy inferior” respecto a otras campañas. “Con estos resultados, lo que vemos es que podemos quedarnos cortos con la previsión de que una de cada cinco tiendas cerrará al final de año”, advierte.

Las alertas de la patronal Anged de la gran distribución

Recorte en el PIB. Durante la vigencia del estado de alarma el comercio ha restado 9,5 puntos al PIB, según la OCDE y recoge la patronal de la gran distribución, Anged, en sus indicadores de julio. En este entorno de debilidad, Anged prefiere esperar al final del periodo de rebajas para hacer una valoración global de la campaña veraniega. Mientras, enseñas como El Corte Inglés, H&M o Springfield han iniciado ya segundas rebajas en julio, con descuentos de hasta el 60%.

Menos afiliados y desconfianza. Anged cifra en una caída del 4,4% la afiliación en el comercio en junio. Supone 84.247 afiliados menos que en el mismo mes de 2019, hasta 1,83 millones. Los consumidores tienen la confianza en mínimos por la situación familiar y perspectivas económicas. En este contexto, de deterioro de la intención de compra, el consumo cayó un 11% hasta mayo.

Demandas. El sector comercial reclama al Gobierno que no suba impuestos e impulse medidas de dinamización del mercado laboral para mitigar la crisis. Las consecuencias de la pandemia para el comercio se traducen ya en una pérdida de la facturación de 30.000 millones de euros solo este año, según Anged.

Según el portavoz de la CEC, la situación se agrava para los establecimientos que se encuentran dentro de centros comerciales, ya que pagan un alquiler muy alto en comparación con los pocos ingresos que están generando. En su opinión, muchos de ellos se verán obligados a rescindir el contrato y bajar la persiana. “El tráfico a centros comerciales se ha reducido de manera importante. Los consumidores no están afluyendo a estos como lo hacían en el pasado, se está viendo una clara tendencia del consumidor, ya sea por ayudar al comercio de proximidad o por miedo de entrar a grandes superficies”, explica.

De hecho, subraya que muchas tiendas están optando por la liquidación de productos. “Seguimos reclamando a la Administración que ponga en marcha medidas de reactivación y que las aplique cuanto antes. Si cierran 100.000 comercios y se van a la calle 400.000 personas, va a ser un mazazo enorme para la economía en general. Si el comercio funciona, España funciona”, asevera Moreno-Figueroa.

1.500 millones menos

El portavoz de la CEC asegura que desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo han trasladado a la confederación que no hay recursos. Entre las medidas que reclama la organización están una rebaja del IVA y tiques de consumo.

Por su parte, el presidente de la patronal del comercio textil Acotex, Eduardo Zamácola, advierte de que en esta campaña de rebajas estival se perderán 1.500 millones de euros en ventas (el sector ingresó 18.000 millones en todo 2019).

Según Acotex, los datos del sector son “preocupantes”. Las ventas han bajado un 26% en junio frente al mismo mes del curso pasado, mientras que el retroceso se eleva a un 40% en el semestre. Zamácola destaca que alrededor de un 15% de los comercios que representan (15.000) aún no ha abierto o continúa amparado bajo el paraguas del ERTE por causa de fuerza mayor.

“El consumo cuesta remontarlo pese a las rebajas. La situación macroeconómica es muy incierta y la gente tiene miedo. Peligran 2.500 tiendas”, avisa.

Normas
Entra en El País para participar