Diistribución

La nueva normalidad llega a El Corte Inglés: de la oficina a atender pedidos online

350 empleados de servicios centrales pasarán a corto plazo a labores de venta a distancia

Exterior de las oficinas centrales de El Corte Inglés en la calle Hermosilla de Madrid.
Exterior de las oficinas centrales de El Corte Inglés en la calle Hermosilla de Madrid.

La nueva normalidad ha llegado a El Corte Inglés para quedarse. Y no solo por la adaptación que ha tenido que acometer en sus puntos de venta para garantizar las condiciones higiénicas y de salud para clientes y empleados. También por los cambios que está acometiendo de forma interna y que son efecto directo de la crisis del Covid-19.

Unos cambios que han llegado a los servicios centrales del grupo, las oficinas que tiene en la calle Hermosilla de Madrid y de donde salen las grandes decisiones de la empresa. Un lugar donde trabajan 3.000 personas, que observan cómo sus actuales tareas pueden cambiar drásticamente a corto plazo.

La semana pasada, el comité sindical de El Corte Inglés informaba de que 139 trabajadores de estas oficinas iban a ser trasladados a la División Venta a Distancia (DVD, en la jerga interna) para hacer tareas de call center y “atender las necesidades organizativas y productivas derivado del incremento exponencial” de esta división, que atiende todo lo relacionado con la venta online y telefónica.

Ya durante el estado de alarma El Corte Inglés tiró de trabajadores que estaban sin actividad por el cierre de la mayor parte de sus tiendas, sobre todo por los grandes picos de demanda que tuvieron los supermercados y la tienda onilne de alimentación.

En junio, sindicatos y empresas firmaron un acuerdo de mantenimiento del empleo que, entre otros puntos, fijaba las condiciones para la movilidad de los trabajadores en distintos casos, como refuerzos puntuales por la pandemia; movilidad a otros puestos hasta un 20% de las horas anuales; y traslados definitivos.

Aquí es donde se encuadra la reestructuración de los servicios centrales. Como explican fuentes sindicales, esos 139 son un primer paso y al menos 350 trabajadores de Hermosilla pasarán a esa DVD. Y anticipan que durante el próximo año serán más los que cambien la oficina por tareas ligadas a atender la venta online. Desde El Corte Inglés indican que la movilidad siempre ha sido habitual en la cultura de la empresa.

Aunque buena parte de los que ahora se trasladan son voluntarios, los cambios no discriminarán: podrán afectar tanto a puestos rasos como a mandos con altos salarios.

Y aquí es donde se está suscitando cierta controversia interna, ya que trabajadores con categoría de coordinadores, técnicos o mandos son reclasificados como profesionales. Aunque mantienen intactas sus condiciones salariales, el cambio de categoría y de horarios por el cambio de tarea está provocando reticencias en casos puntuales.

Como explican fuentes de los representantes de los trabajadores, en caso de no aceptar los cambios el trabajador puede aplicar el artículo 41 del estatuto de los trabajadores por modificación sustancial de las condiciones, y pedir la rescisión con una indemnización de 20 días por año trabajado y una anualidad dependiendo de la antigüedad. “No hay despidos ni se tocan derechos ni sueldos”, dice una de las fuentes consultadas. “Esto obedece a un marco de negociación entre sindicato y la empresa para mantener los empleos”, añade. Las fuentes consultadas explican que esto solo es el comienzo de unos cambios importantes en las oficinas de El Corte Inglés.

La caída del turismo llevará a cambios entre tiendas

Personal. El personal que se ha reincorporado a las tiendas no está afectado, por el momento, por los traslados definitivos a otras labores. Sin embargo, las fuentes consultadas explican que también habrá movimiento entre estos profesionales. La caída del turismo en España debido al coronavirus provcará una caída de las visitas a los centros en los que el peso de los visitantes extranjeros es mayor, lo que provocará en principio que el personal no esté proporcionado a la actividad de esas tiendas. Eso provocará movimientos a otros puntos de venta menos expuestos al desplome turístico que se avecina en España para los próximos meses.

Normas
Entra en El País para participar