Divisas

El euro despunta ante la esperanza de pacto en Europa

Recupera un 7% desde mínimos y firma su mejor racha semanal desde 2008

Euro pulsa en la foto

La divisa europea logra dejar atrás los momentos más duros de la crisis derivada de la pandemia y aunque todavía es incierto el acuerdo sobre el fondo europeo de reconstrucción, avanza posiciones con paso firme. Con una subida del 1,19% en las últimas cinco sesiones, la moneda comunitaria firmó el viernes su cuarta semana al alza, algo que no sucedía desde febrero de 2008. Al cierre de los mercados europeos se cambiaba a 1,1434 dólares, niveles del pasado 9 de marzo. Con una revalorización del 7% desde los mínimos anuales (el 19 de marzo cayó a los 1,0691 dólares) el euro está a punto de marcar un nuevo máximo anual. Hasta la fecha, la cota más alta de 2020 –1,1447 dólares– la marcó en la segunda semana de marzo, antes de que el Covid-19 acelerara su expansión por Europa y los países pusieran en marcha restricciones que desembocaron en la paralización de las economías.

La reunión de política monetaria del BCE ha sido el último espaldarazo que ha permitido al euro prolongar las subidas. La institución no adoptó cambios en la política monetaria, pero reafirmó su compromiso de seguir apoyando a las economías e instó a los líderes de la Unión Europea a alcanzar un acuerdo “rápido y ambicioso” para la creación del fondo reconstrucción.

Es precisamente este pacto del que depende en gran medida que el euro prolongue los ascensos, unas subidas que en lo que va de año alcanzan ya el 2%. Los 27 socios iniciaron hoy la cumbre para desbloquear el fondo de 750.000 millones y acordar cuánto dinero corresponde a cada país así como la metodología para su reparto. Es decir, cuánto dinero se entregará vía transferencias directas y cuánto por medio de préstamos. La cita, que se inició el viernes, se prolongará al sábado con el objetivo de acercar posturas entre el bloque que integran Francia, Portugal, España, Italia y Alemania y los llamados cuatro frugales (Holanda, Dinamarca, Suecia y Austria), partidarios de un mayor control del gasto público.

Los frugales no parecen dispuestos a desbloquear la situación así como así y exigen que a cambio del dinero que se entregue a cada país, estos asuman compromisos. En el caso de España y de acuerdo a lo señalado por Mark Rutte, primer ministro holandés, estos compromisos pasarían por la puesta en marcha de reformas como la del mercado laboral o la del sistema de pensiones. Junto a esto, los frugales piden un mayor control del déficit y la deuda y son partidarios de que la entrega del dinero se efectúe principalmente vía préstamos frente a la opción defendida por España e Italia que son partidarios de más transferencias directas, opción esta última que también fue defendida el jueves por la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Mientras los líderes de la UE negocian el fondo de reconstrucción, Alemania e Italia han dado un nuevo impulso a la moneda única con nuevos paquetes de estímulo. Como señalan desde Monex Europe la mayor economía europea planea utilizar un fondo de 500.000 millones para rescatar a los grandes negocios más golpeados por la pandemia, mientras Italia ha aprobado un programa de 6.200 millones para rescatar a pequeños negocios y trabajadores autónomos.

Normas
Entra en El País para participar