Los empresarios somos parte de la solución

El diálogo social debe ser el marco natural de las reformas necesarias para modernizar el país

Empiezo esta tribuna felicitando al periódico CincoDías por este 42 aniversario y deseando poder compartir muchos futuros cumpleaños. Para las empresas españolas, CincoDías ha sido y sigue siendo un compañero de viaje imprescindible que siempre informa con rigor y seriedad sobre todo lo que a nosotros, como empresarios, nos ocupa y preocupa, y muestra de ello son sus ya 42 años de historia.

Este último ha sido un ejercicio que nos marcará a todos y en el que la pandemia ha cambiado los proyectos que cada uno de nosotros habíamos previsto. Ante una crisis sanitaria como la que hemos vivido, al dolor de la pérdida de muchas miles de personas se ha sumado también una crisis económica que está derivando en una crisis social, y donde los empresarios hemos defendido, desde el inicio de la pandemia, la necesidad de encontrar un equilibrio entre el imperativo cumplimiento de las recomendaciones que han establecido las autoridades sanitarias y el sostenimiento de la actividad económica y empresarial. Nuestra condición de empresarios nos da la capacidad y, por tanto, la obligación en estos momentos de ser la locomotora que saque a la economía de esta crisis, manteniendo la actividad y el empleo.

Creo sinceramente que hemos logrado nuestro propósito, que no era otro que cumplir con nuestra responsabilidad. Como empresarios siempre hemos defendido que, en las crisis, en este caso en una crisis económica derivada de la alerta sanitaria del coronavirus Covid-19, cada uno debe sumar desde su ámbito de actuación y ejercer esa responsabilidad.

Las compañías somos parte de la solución a la crisis económica. Además, puesto que estamos acostumbrados a ver oportunidades en cualquier momento de dificultad, debemos ser también el punto de arranque de una economía fortalecida, más competitiva y productiva, más moderna y digital. Una economía basada en el conocimiento.

La empresa es la generadora de prosperidad y empleo en cada uno de los ámbitos económicos, y somos conscientes de la responsabilidad que esto conlleva. Del mismo modo que sabemos que no hay fu­turo sin formación e innovación y digitalización, o sin una industria que dé lugar a un tejido empresarial sólido y generador de más y mejor empleo; no se puede concebir nada de esto sin la sostenibilidad y la inclusión como prioridades.

La economía del mañana y la actividad de las empresas deben poner a las personas en el centro de todas las cosas, y eso nos obliga a ejercer nuestra labor desde el respeto al medioambiente y la lucha contra la pobreza, entre otros objetivos. Esto último es de vital importancia. No podemos permitir que la crisis deje a nadie atrás y entendemos que para ello es preciso que el motor siga en funcionamiento para que el empleo vuelva a fluir.

Y en este escenario, quiero volver a reivindicar la oportunidad del diálogo social como punto de encuentro y consenso. Este debe ser el marco natural de las reformas necesarias para la modernización de nuestro tejido productivo.

También para salir de esta crisis hace falta más Europa. Pero eso requiere por nuestra parte responsabilidad y credibilidad, que se demuestra con rigor presupuestario en el medio y largo plazo una vez superemos esta fase temprana.

Lo hemos dicho siempre, y vuelvo a reiterarlo, los empresarios somos parte de la solución y defenderemos nuestros legítimos intereses, pero siempre desde el sentido de Estado y la lealtad institucional.

Espero que el siguiente aniversario de CincoDías nos permita reunirnos de nuevo en torno a este día con los ánimos renovados y llenos de energía ante un futuro prometedor.


Antonio Garamendi es presidente de la CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales)

Normas
Entra en El País para participar