Infraestructuras

Adif prepara la segunda fase de la liberalización y prevé un impacto de 500 a 600 millones por el virus

La compañía se da "de dos o tres años" para generar competencia en los corredores a Galicia, Burgos, Asturias y Murcia

La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera.
La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera.

El motor español de la inversión pública, Adif, tratará de acelerar obras para ampliar la capacidad de la red ferroviaria, en el marco de la liberalización del transporte de pasajeros, según ha anunciado esta mañana la presidenta de la compañía, Isabel Pardo de Vera, durante su intervención en el Executive Forum.

Desde su relación con potenciales competidores de Renfe, asegura que existe un "interés latente por la liberalización" más allá del mostrado hasta ahora. La entrada de nuevos jugadores con la posibilidad de extender una oferta atractiva dependerá, en parte, de la ampliación de nodos como las estaciones madrileñas de Atocha y Chamartín, o la barcelonesa de Sants. Incluso de nuevos proyectos como es el de la alta velocidad al aeropuerto madrileño de Barajas.

Por el momento, la francesa SNCF competirá con Renfe, a través de la filial Rielsfera, a partir de la primavera de 2021. ILSA, integración de los socios de Air Nostrum y de Trenitalia, prevé su estreno para el año siguiente. En puertas se quedaron Globalvia o Ecorail, así como numerosas interesadas, como Alsa y Globalia.

Pardo de Vera se ha referido a una segunda fase de la liberalización, “a la vuelta de dos o tres años”, en la que se incorporarán los corredores a Galicia, Burgos, Asturias y Murcia. Adif trabaja ya en esa nueva oferta de capacidad en su próxima declaración de red. El mayor espacio en los ejes ya en funcionamiento, así como la llegada de las nuevas líneas, debería abrir el espectro a nuevos entrantes y la generación de mayor demanda y precios más competitivos.

Otra de las claves de desarrollo de la compañía está en la transformación de sus estaciones en centros abiertos a las ciudades, con la mejora de la explotación comercial y la digitalización de los servicios. El objetivo es transformar la movilidad urbana y dinamizar el comercio.

La eficiencia ambiental ha estado presente en todo momento tras el discurso de Isabel Pardo de Vera, quien se muestra segura de que el tren desplazará especialmente al avión en rutas de hasta 700 a 1.000 kilómetros.

500 millones menos en ingresos

Respecto al impacto del Covid-19 en las cuentas de la empresa pública, su presidenta ha desvelado la pérdida de 500 a 600 millones de euros en ingresos este año y una alta incertidumbre para 2021. “Una parte fundamental de nuestros ingresos proceden de los cánones y sin movilidad tenemos un impacto enorme. Por ello trabajamos en ofrecer confianza y seguridad para que el ciudadano se pueda mover”.

La presidenta de Adif ha asegurado esta mañana que las aportaciones comprometidas por el Estado a los proyectos ferroviarios “no han sido cuestionadas” a pesar de la crisis, y añade que el plan europeo de recuperación se abre como una oportunidad para su empresa: “Hay 750.000 millones y España tiene una buena posición. Desde Adif podemos ser clave porque tenemos los proyectos maduros y alineados con los objetivos de la UE”.

Otra fuente de financiación vital será el BEI, al que Adif tiene presentadas solicitudes de financiación por 1.600 millones.

Pardo de Vera se ha referido también al reto de atraer mercancías al ferrocarril: "Debemos reconocer que este es un proyecto fallido", ha señalado. Para ello insiste en la colaboración entre el sistema portuario y el ferroviario, con proyectos en marcha como la digitalización de la carga o la mejora de los accesos ferroportuarios.

Normas
Entra en El País para participar