Diálogo social

El Gobierno planea convertir los ERTE en un “instrumento estructural” de la economía

Ejecutivo y agentes sociales lanzan un mensaje de unión a los socios europeos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro) junto a los presidentes de CEOE, Antonio Garamendi, y la Cepyme, Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y CCOO, Unai Sordo, esta mañana en La Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro) junto a los presidentes de CEOE, Antonio Garamendi, y la Cepyme, Gerardo Cuerva, y los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez, y CCOO, Unai Sordo, esta mañana en La Moncloa. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presidido este viernes la firma del Pacto por la Reactivación Económica y el Empleo con los líderes de la CEOE, Cepyme, CC OO y UGT, una declaración que incluye compromisos para reactivar el empleo, para transitar hacia una economía verde y digital y un plan de financiación empresarial. Sánchez ha explicado que el Gobierno tiene pensado utilizar los fondos que vengan de Europa para un plan de inversiones y reformas presupuestado en cerca de 150.000 millones de euros. "Es un desafío mayúsculo para el que queremos contar con toda la sociedad". El acto, de hecho, ha sido una escenificación que ha pretendido mostrar a los socios europeos el máximo de unión entre Ejecutivo y agentes sociales.

Sánchez y los líderes de CC OO, UGT, CEOE y Cepyme, Unai Sordo, Pepe Álvarez, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva, respectivamente, han ratificado en el Palacio de La Moncloa su compromiso de alcanzar un pacto por la creación de empleo y la reactivación económica. Los cuatro representantes de los agentes sociales han celebrado un acuerdo que genera "expectativas y confianza para la reactivación económica" en España, y que también lanza un mensaje al resto del mundo, y en concreto a la Unión Europea.

El pacto, en palabras de Sánchez, proyecta "unidad en la fase de recuperación en la que entramos". Así, que las principales fuerzas empresariales y sindicales sean capaces de llegar a acuerdos de este tipo "es un excelente indicador de la salud democrática de nuestro país y un mensaje de confianza que nos enviamos a nosotros mismos, pero sobre todo a nuestros socios europeos". Los acuerdos se han alcanzado, además, en un tiempo récord, ha recalcado Sánchez, un detalle imprescindible para encarar la fase de recuperación que ahora empieza, tras la fase de resistencia.

Transición verde y digital y mensaje a Europa

El presidente del Gobierno ha avanzado que este acuerdo sienta las bases para poner en marcha un gran despliegue de medidas que actualicen el sistema económico y productivo de España para modernizar las políticas públicas de empleo, modernizar el marco laboral, reforzar los servicios públicos y tender hacia una economía verde, digital y descentralizada. "Hemos aprobado el compromiso de reactivar las mesas de diálogo ya reconstruidas para la reactivación económica y para encarar la transición ecológica y digital", que quedaron aparcadas tras el inicio de la pandemia y tras varios desencuentros entre el Ejecutivo y parte de los agentes sociales. "La recuperación de nuestra economía debe ser verde, digital e inclusiva. El documento que firmamos es un compromiso histórico", ha enfatizado Sánchez.

El documento, ha insistido Garamendi, "habla de formación, de innovación, de economía verde y circular, de tantas cosas que tenemos que cambiar en nuestro país, y en Europa”. Garamendi también ha ofrecido su apoyo a la ministra de Economía, Nadia Calviño: “Queremos más Europa esa es la expresión clave: juntos somos más, también en Europa donde España tiene que ser un país relevante".

Estructuralizar los ERTE

Sánchez, que ha vuelto a poner en valor el papel de los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para frenar la sangría de despidos iniciada tras el estado de alarma, el 14 de marzo, ha avanzado que está sobre la mesa convertir los ERTE "en un instrumento estructural" para que formen parte del empleo del futuro. Así, el presidente del Gobierno ha defendido regularizar estas herramientas como instrumentos de flexibilidad para las empresas. El objetivo es "modernizar" la economía.

La declaración recoge compromisos para facilitar la vuelta a la actividad de los trabajadores y las empresas que se encuentran en ERTE y seguir apoyando la reactivación de los autónomos, en línea con los acuerdos ya alcanzados para prorrogar los ERTE y extender la protección por desempleo para los autónomos hasta el 30 de septiembre.

Sánchez también ha apelado al uso recurrente de los ERTE por causas objetivas, abriendo la puerta a un nuevo marco a partir de septiembre y a una nueva regulación del teletrabajo, así como a modernizar las políticas activas de empleo y abordar medidas para garantizar la sostenibilidad de las pensiones, entre otros compromisos.

Alza fiscal

De esta crisis "tenemos que salir con una mayor cohesión social, que debe llevar aparejada una reforma fiscal", ha afirmado Sánchez en la firma del acuerdo con los agentes sociales. En este sentido, el presidente ha recalcado su compromiso para luchar contra "la economía sumergida y el fraude fiscal".

Este es uno de los puntos que mayor desacuerdo genera entre los agentes sociales. Así, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, tras poner en valor "a la pequeña y mediana empresa, que son la columna vertebral de la economía", ha pedido que no haya una subida de impuestos a la gran empresa, porque la "permeabilidad" del sistema hace que estos tributos repercutan negativamente también en la pequeña y mediana empresa, y por tanto en la generación del empleo: "Es un error porque puede lastrarse el crecimiento", ha afirmado, interpelando directamente al presidente del Gobierno. Una idea sobre la que también ha incidido el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi: "No compartimos el alza fiscal. Sí creemos que tenemos que luchar contra el dumping fiscal y la economía sumergida".

Por su parte, el secretario general de CC OO, Unai Sordo, ha instado al Gobierno a corregir el modelo laboral para salir de una precarización basada en la contratación y el despido. También ha reclamado una mejor política fiscal.

Fondo para la solvencia

El Gobierno ha aprobado este viernes un nuevo paquete de medidas, por importe de 50.000 millones, en el marco del Acuerdo por la Reactivación Económica y el Empleo. Así, se pone en marcha una nueva línea de avales del ICO por importe de 40.000 millones de euros para impulsar nuevos proyectos de inversión empresarial. El objetivo de estos avales es dar cobertura en ámbitos de inversión "donde se genere más valor añadido y efecto arrastre". También se crea un fondo de 10.000 millones, que gestionará la SEPI, para apoyar la solvencia de las empresas estratégicas.

Plan Renove

En paralelo a todas estas medidas, el Ejecutivo también aprobará hoy, ha recordado Pedro Sánchez, la entrada en vigor del plan de renovación, que "supondrá un estímulo para la adquisición de nuevos vehículos". El Gobierno subvencionará con hasta 250 millones de euros la compra de vehículos más eficientes, ya sean eléctricos, de gasolina o diésel, y siempre a cambio de entregar uno antiguo. El plan, ha insistido Sánchez, también supone un gran revulsivo para esa transición verde a la que quiere dirigirse la economía española.

Normas
Entra en El País para participar