El 24,7% de los trabajadores españoles está en pausa por el paro y los ERTE

Los empleados del sector servicios de comida y bebida suman el 20% de los afectados por un Expediente de regulación temporal

Ertes en junio Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Si a los más de 3.862.000 parados inscritos en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se le suman los más de 1,8 millones de trabajadores sujetos a un Expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), metiendo en esta cifra todas las fórmulas y tipos de ERTE, España cerró junio con más de 5.693.000 personas inactivas o en pausa, una tasa del 24,7%. Los ERTE, que implican que los trabajadores siguen dados de alta en la Seguridad Social, manteniendo por tanto su afiliación, han logrado frenar la sangría de destrucción de empleo iniciada con el estado de alarma, el 14 de marzo.

La semana previa al confinamiento decretado para frenar la expansión del virus se cerró con algo más de 19,3 millones de personas dadas de alta, una cifra que cayó en cuestión de dos semanas hasta salvar por poco la franja de los 18,4 millones, cifra que se mantuvo estable y fue creciendo a partir del mes de abril, cuando el Gobierno prohibió los despidos vinculados al Covid.

Ya en su momento, a comienzos del mes de mayo, cuando lo peor de la crisis sanitaria y económica se hacía notar, entidades como Funcas dejaron constancia de que si los afectados por un Expediente de regulación temporal de empleo perdían definitivamente su trabajo la tasa de paro del segundo trimestre de 2020 se dispararía al 34%. Según las previsiones más halagüeñas, 2020 cerrará con una tasa de desempleo que rozará el 20%.

Todo dependerá de la campaña de verano y de la evolución de la enfermedad y su impacto en el empleo, sobre todo en lo relativo a los sectores más golpeados por la pandemia. Atendiendo a los datos dados a conocer este jueves por el Ministerio de Trabajo, el sector servicios de restauración (comidas y bebidas) es el que mantuvo a lo largo de junio más trabajadores sujetos a un ERTE, con más de 365.000 personas, el 20% del total.

Tras ellos se situaron los de los servicios de alojamientos (casi 200.000 y el11%), los del comercio al por menor (167.000 y 9%) y los del comercio al por mayor (129.000 y 7%). Los empleados del sector educativo y de las actividades deportivas sumaron otros 82.000 y 69.000 a la lista. Las diferentes ramas de la industria y la metalurgia fueron los sectores menos perjudicados, con en torno a 6.000 empleados en cada uno de los subgrupos.

El número de afectados por ERTE alcanzó su máximo a finales de abril, con unas 3.386.000 personas sujetas a este mecanismo. Desde el inicio de mayo han salido 1,56 millones de afiliados de ellos. En el último mes, de hecho, 1,17 millones de trabajadores han abandonado esta situación. La mayoría se trata de ERTE de fuerza mayor (el instrumento que se habilitó al comienzo de la crisis para aminorar la sangría de despidos), ya que 1,059 millones de trabajadores han abandonado en junio la situación de este tipo de prestación, según los datos del Ministerio.

La afiliación también tiene género

La afiliación a la Seguridad Social, es decir, el número de personas dadas de alta en el sistema, ascendió en 68.208 personas en el mes de junio, el menor repunte en el sexto mes del año desde 2015. Y esta recuperación tiene un marcado sesgo de género, con un incremento de más de 93.000 varones en el mes de junio, un fuerte contraste frente a la caída de 25.000 mujeres durante los mismos 30 días, ahondando las cifras que ya empezaron a separar a hombres y mujeres a partir del mes de abril. El paro registrado en el mes de junio también tiene un fuerte carácter de género. Del total de las 3.862.000 millones de personas, 1.646.000 eran hombres, frente a las 2.215.000 de mujeres.

Normas
Entra en El País para participar