Una fusión Monte dei Paschi-BPM beneficiaría sobre todo al Gobierno

Los inversores de BPM tienen menos que ganar, pero no hay más pretendientes

Logo de Monte dei Paschi di Siena.
Logo de Monte dei Paschi di Siena. REUTERS

Puede que los bancos italianos estén cediendo por fin al imperativo de la concentración. Meses después de que Intesa Sanpaolo ofreciera comprar UBI Banca, el estatal (al 68%) Banca Monte dei Paschi di Siena (MPS) está valorando una fusión con Banco BPM. El mayor ganador sería el Gobierno.

Sobre el papel hay cierta lógica en la operación, que BPM desmintió el martes. Empezando por que el presidente de BPM, Massimo Tononi, ocupaba el mismo puesto en Monte dei Paschi, mientras que BPM contrató en mayo a Andrea Rovellini, jefe de finanzas de MPS, como jefe de gestión de riesgos.

El grupo ampliado, con un valor de 3.800 millones según los precios preperturbaciones, podría reducir gastos. Si pudiera recortar un 5%, como pretende Intesa con UBI, con una tasa de descuento del 10% y deduciendo el 25% de impuestos, ahorraría 1.800 millones, lo que valen los fondos propios de MPS. Es clave que la fusión ayudaría al Gobierno a vender su participación, producto de un rescate en 2017, dándole un tercio de un banco mayor y más rentable.

Pero los inversores de BPM tienen menos que ganar. Un gran accionista público deseoso de vender pesaría sobre la acción. El capital también podría ser un problema. MPS vendió el lunes una pequeña cantidad de préstamos tóxicos, bajando su CET1 al 11,1%, menos que el 12,9% de BPM. Y aunque eso redujo su ratio de deuda morosa al 4%, los analistas esperan que acumule nuevas provisiones para deudas incobrables equivalentes al 1,2% del total de préstamos este año, frente al 1% de BPM. El grupo combinado podría necesitar nuevo capital si la economía empeora.

Luego está la alta base de costes de MPS y los riesgos de litigio (4.800 millones potenciales), tras su casi colapso. Los gastos operativos serán el 74% de los ingresos este año, frente al 65% medio de los otros cinco grandes italianos.

Aun así, los otros socios posible de BPM están ocupados. La compra de UBI por Intesa acabaría con BPER Banca adquiriendo cientos de sus sucursales. Los inversores de BPM pueden tener que decidir entre quedarse sin acuerdo, o tener uno arriesgado.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías