Los cinco pilares del Plan de Impulso a autónomos y pymes del turismo

Así se pretende reactivar uno de los sectores más castigados por la crisis.

turismo covid 19

El turismo aporta el 12% del producto interior bruto (PIB) de España y genera el 13% del empleo en el país. También ha sido uno de los sectores más castigados por la crisis provocada por la COVID-19. El BOE publicó ayer una serie de ayudas específicas para el sector.

Pero detrás hay también un plan estratégico para modernizar el sector, paliar los efectos del coronavirus y lograr un modelo económico más sostenible. Para ello pone en marcha el Plan de Impulso del Sector Turístico post Covid-19 que implica un desembolso de 19.535 millones de euros en ayudas para autónomos y empresas.

Este plan de actuación, que sigue las directrices y medidas aprobadas por el Parlamento Europeo en materia de ayuda al turismo, se estima que sirva de ayuda a 1,2 millones de empresas y autónomos, la mayoría de ellos pymes y trabajadores por cuenta propia. En cuanto al impacto que espera generar a nivel económico y social en el turismo, se calcula en torno a 4.262 millones de euros, para un sector que en 2018 rozó los 148.000 millones de euros.

Los cinco pilares del plan

Este Plan de Impulso del Sector Turístico post Covid-19 se basa en cinco pilares: recobrar la confianza en el destino, medidas para reactivar el sector, medidas para mejorar la competitividad del destino turístico, mejorar el modelo de conocimiento integral y campaña de marketing y promoción.

Para recuperar la confianza se recurrirá a las medidas que sirvan para garantizar la seguridad y salud de los turistas, empleados del sector y residentes de los destinos turísticos.

Las medidas enfocadas a reactivar el sector se establecerán tanto a nivel de sostenibilidad como a nivel económico, laboral y formativo.

La sostenibilidad también formará parte de aquellas medidas centradas en mejorar la competitividad, junto con la digitalización.

En cuanto a la mejora del modelo de conocimiento e inteligencia turística, se trata de desarrollar sistemas de conocimiento que sean de utilidad en esta nueva normalidad que ha dejado la COVID-19.

Finalmente, se desarrollará una campaña de promoción y marketing con el objetivo, por un lado, de potenciar el turismo nacional y, por otro lado, de generar un impulso en el turismo extranjero.

Con todo ello se espera paliar los efectos provocados por la COVID-19, así como preparar al sector para ser más competitivo de cara al futuro. Y es que el turismo venía aumentando su aportación al PIB español de forma continuada desde 2013, hasta que llegó la pandemia.

Normas
Entra en El País para participar