Covid-19

El Gobierno supera fuertes presiones en Bruselas contra su plan de ayudas al sector aéreo

Grupos de interés han buscado el bloqueo a Iberia y Vueling por la estructura accionarial de IAG

Colas de aviones de Vueling e Iberia, ambas del holding IAG.
Colas de aviones de Vueling e Iberia, ambas del holding IAG.

El plan de reactivación para las aerolíneas españolas está en el horno, según confirmó ayer el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, durante su intervención en un foro organizado por Thinkig Heads. El Gobierno ultima un programa de ayudas específicas que, según fuentes comunitarias, ha contado con fuerte presión para que fuera matizado por la Comisión Europea.

Pese el apoyo financiero a la portuguesa TAP, a la germana Lufthansa, el plan de apoyo que se uiltima para la francesa Air France o el rescate de Alitalia, grupos de influencia han vuelto a la carga con la estructura accionarial de IAG, propietaria de Iberia y Vueling, con el fin de dificultar el respaldo público a estas referencias españolas. Como sucedió con la legitimidad para volar tras el Brexit, el Ejecutivo ha vuelto a capear, parece que con éxito, con las dudas sobre la nacionalidad española de estas aerolíneas y su ADN comunitario.

“El Ministerio de Economía prepara un programa de ayudas de carácter estratégico para las compañía aéreas”, dijo ayer Ábalos

“El Ministerio de Economía prepara un programa de ayudas de carácter estratégico para las compañía aéreas”, dijo ayer Ábalos, quien reconoció que la inyección de oxígeno viene a resolver unas necesidades que no han sido cubiertas con las líneas ICO establecidas al inicio de la crisis: “No han sido suficiente”, señaló.

Los datos que maneja el Gobierno reflejan que el sector aéreo ha accedido a financiación avalada por el ICO por 1.500 a 1.800 millones. Solo entre Iberia y Vueling han captado 1.010 millones que deben reembolsar de forma prioritaria en el medio plazo. Air Nostrum ha levantado otros 130 millones con respaldo público. Durante la celebración de la cumbre empresarial de CEOE fue el propietario de Air Europa, Juan José Hidalgo, quien señaló que el sector no aguanta sin impulso público.

José Luis Ábalos ha ligado la nueva aportación de liquidez a la obligatoriedad de devolver los billetes que se vendieron antes de la pandemia y que fueron anulados. Desde Transportes se afirma que las compañías saben del imperativo de reintegrar los importes, “porque así lo establece el reglamento europeo”.

Esta condición entronca con la denuncia, por parte del Ministerio de Consumo, por la práctica de devolver reservas a través de bonos y no informar sobre el derecho de los viajeros a percibir el importe en metálico. Un extremo que fue desmentido por Iberia o Wizz Air.

El sostén a las aerolíneas llegará después de que hayan anunciado su vuelta a los cielos referencias como Iberia, Vueling, Air Europa, Volotea o Plus Ultra. La mayoría arrancan con programas recortados, buena parte de sus flotas aún en tierra y las plantillas afectadas por ajustes temporales. Ante la incertidumbre que rodea a la recuperación de la demanda, el sector ha pedido la extensión de los ERTE por fuerza mayor hasta el 31 de marzo.

También exige mayores exenciones por parte de Aena, que ha accedido a rebajas entre un 75% y un 100% la tasa de aterrizaje en función del grado de recuperación de la capacidad de 2019. Un guiño que el Gobierno cuantifica en 25 millones de ahorro, pero que las aerolíneas ven insuficiente.

Normas
Entra en El País para participar