El nuevo fondo de Amazon es secundario en su labor por el clima

Alimentar todo su negocio con renovables y electrificar su flota tendrá más impacto

Cajas de Amazon Prime en Nueva York.
Cajas de Amazon Prime en Nueva York. AP

El nuevo fondo climático de 2.000 millones de dólares de Amazon probablemente no cambiará el mundo. Un amplio cometido, que abarca transporte, almacenamiento de energía, materiales, y alimentación y agricultura, entre otras áreas, significa que probablemente sea demasiado pequeño (al menos en su formato inicial) para marcar la diferencia en cualquiera de ellas. Pero es un digno espectáculo secundario de algo que seguramente tendrá más impacto: las inversiones de Amazon en el despliegue de la tecnología actual.

Fondos como este raramente son éxitos de taquilla. En 2007, Google anunció uno para invertir en tecnologías para hacer las fuentes de energía renovable más baratas que el carbón. Parecía ambicioso, pero ahora sucede así. Sin embargo, Google apoyó a caballo perdedor y clausuró el programa cuatro años después. Lo que ha marcado una diferencia mucho mayor han sido las elecciones de la compañía en su negocio principal. Usa energía 100% renovable desde 2017 y es el mayor comprador corporativo de energía verde, y pronto utilizará aproximadamente la misma cantidad de electricidad que Uruguay.

El fondo de Amazon probablemente tampoco tendrá un gran retorno. Y puede que no sea necesario. Es solo el redondeo para el gigante de 1,3 billones, aunque debería generar beneplácito del público. Jeff Bezos también prometió 10.000 millones de su propio bolsillo para luchar contra el cambio climático. Si puede ayudar a persuadir a otras empresas y especialmente a los Gobiernos para que gasten más en cosas como investigación básica, todo esto podría tener un impacto más amplio.

Sin embargo, Amazon probablemente dejará una mayor huella simplemente con su negocio ordinario. Alimentarlo todo con renovables en 2025, como planea, ayudará y obligará a los proveedores a invertir. Y más potente puede ser el pedido de 100.000 vehículos eléctricos. Eso y la electrificación del resto de su flota lo convertirán en uno de los mayores compradores de estas máquinas en los próximos años. Cada idea y cada dólar ayudan, pero predicar con el ejemplo es lo más útil que pueden hacer las grandes empresas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías