EE UU contempla aranceles de 2.700 millones de euros a importaciones de Europa

Las nuevas tarifas a productos europeos y británicos ha llevado a algunos índices, como el Stoxx 600, el Dax o el FTSE 100 a tocar mínimos intradía

El presidente de EE UU, Donald Trump, durante su alocución del pasado 23 de junio en Phoenix.
El presidente de EE UU, Donald Trump, durante su alocución del pasado 23 de junio en Phoenix. AP

Estados Unidos sopesa imponer nuevos aranceles sobre 3.100 millones de dólares (2.700 millones de euros) de exportaciones francesas, británicas, españolas y alemanas como parte de la histórica disputa por las ayudas públicas irregulares a los dos mayores fabricantes de aviones, Boeing y Airbus. Las nuevas medidas del presidente estadounidense, asegura Bloomberg, pueden suponer una escalada contra Europa que derive en una pelea comercial a finales del verano.

El Representante de Comercio de los Estados Unidos quiere imponer nuevos aranceles en las exportaciones europeas sobre productos como aceitunas, cerveza, ginebra y camiones. A la vez, estudia aumentar los impuestos sobre productos, incluyendo las aeronaves, el queso y el yogur, según un aviso publicado el martes por la noche. La declaración establece un período de comentarios públicos de un mes de duración que termina el 26 de julio.

El índice Euro Stoxx 50, que sigue a las empresas líderes en la zona del euro, profundizó las pérdidas en la jornada tras conocerse la noticia, cayendo un 2% minutos antes de mediodía. El FTSE 100 del Reino Unido alcanzó sus mínimos intradía.

Si los EE.UU. siguen con su plan, podrían golpear a marcas de lujo europeas como Givenchy y Hermes, que producen artículos de cuero, y Remy Cointreau y Pernod Ricard, que hacen coñac y champán. LVMH Moet Hennessy Louis Vuitton sería particularmente vulnerable porque produce una amplia gama de estos productos.

Los aranceles de la ginebra británica podrían aumentar los precios en el momento álgido de la temporada de ginebra y tónica, potencialmente perjudicando a los espirituosos británicos y a compañías como Diageo Plc, el fabricante de Tanqueray con sede en Londres; James Burrough, el fabricante de la ginebra Beefeater, y William Grant e Hijos, fabricante de la ginebra Hendricks.

Cerveza alemana

Los nuevos impuestos también podrían reducir la demanda de cerveza alemana antes de las celebraciones del Oktoberfest que no estén canceladas por el coronavirus. Los impuestos de importación adicionales se sumarían al 25% de aranceles que Estados Unidos impuso el año pasado a las importaciones de escoceses e irlandeses, whisky y licores de Alemania, Irlanda, Italia, España y el Reino Unido.

El Consejo de Espirituosos Destilados de EE UU dijo que se oponía a cualquier arancel adicional para las bebidas espirituosas, porque "escalaría las tensiones comerciales a través del Atlántico y pone en peligro aún más a las empresas y los trabajos de hostelería que ya están bajo coacción como resultado del Covid-19", asegura la organización en una declaración.

El movimiento, en gran medida, guarda relación con está con una guerra por los subsidios a la aviación de la Organización Mundial del Comercio, que se remonta quince años atrás. Hace dos años la OMC dijo que tanto EE UU como la Unión Europea fueron culpables de apoyar ilegalmente a sus respectivas industrias aeronáuticas.

En octubre Estados Unidos se apuntó un tanto cuando la OMC autorizó a Donald Trump a tomar represalias sobre 7.500 millones de dólares de exportaciones de la UE en respuesta a la ilegalidad de Europa en subvenciones a Airbus. El próximo mes se espera que la OMC entregue un premio compensatorio a la UE por los subsidios norteamericanos a su fabricante de aviones, Boeing.

"Carrusel de represalias"

Mientras tanto, el principal funcionario de comercio de Trump, Robert Lighthizer, ha tratado de aumentar la presión sobre los europeos por desplegando una táctica particularmente dañina llamada "carrusel de represalias", por la que un país cambia periódicamente los aranceles sobre diferentes grupos de bienes.

El aviso del martes de la USTR es un recordatorio de que los objetivos pueden cambiar o estar sujetos a mayores gravámenes, una estrategia que extiende el dolor de las sanciones a través de una serie de industrias, creando incertidumbre para las empresas y dolor de cabeza a los exportadores e importadores por igual.

A principios de este año, Estados Unidos desplegó su carrusel de represalias para aumentar los aranceles a las exportaciones de Airbus, sobre aviones y piezas, de un 10% a un 15%. Hasta la fecha, Estados Unidos solo ha desplegado aranceles sobre bienes que valen aproximadamente la mitad del valor que le ha reconocido la OMC.

Lighthizer dijo que con el aumento de los aranceles pretende persuadir a la UE para que acepte un acuerdo. Pero las conversaciones entre las dos partes se han tambaleado este año, y ahora la UE se prepara para tomar represalias con nuevos aranceles contra una serie de industrias políticamente sensibles de EE UU.

Conversaciones estancadas

"Los EE UU se han retirado de las conversaciones para el acuerdo en semanas recientes", dijo el comisario de Comercio de la UE, Phil Hogan, a la Comisión Europea el 9 de junio. "Si esto sigue siendo así, la UE no tendrá más remedio que ejercer sus derechos de represalia e imponer nuestras propias sanciones". La UE ha pedido a la OMC que le dé luz verde para poner gravámenes a las exportaciones del país norteamericano por un valor de hasta 11.200 millones de dólares por el caso Boeing.

La administración Trump sostiene que el laudo de la OMC será mucho más pequeño, con solo unos 300 millones de dólares en juego. Independientemente de la cuantía que fije la OMC, EE UU se prepara para tomar fuertes represalias para disuadir a la UE de hacer lo propio.

"No hay ninguna base válida para que la UE tome represalias contra cualquier mercancía de EE UU", dijo Lighthizer el mes pasado. "Continuaremos presionando a la UE para que negocie una resolución que respete las conclusiones de la OMC".

Normas
Entra en El País para participar