La promesa de compensar a Holanda de Unilever la obligará a estar alerta

Asegura que si separara su unidad de alimentos y refrescos, la sacaría a Bolsa en Ámsterdam

Logo de Unilever en la fábrica de Miko in Saint-Dizier (Francia).
Logo de Unilever en la fábrica de Miko in Saint-Dizier (Francia). REUTERS

El CEO de la angloholandesa Unilever ha ofrecido un rehén a la suerte. Al anunciar un plan para unificar en Londres sus holdings gemelos, Alan Jope prometió que si separara su unidad de alimentos y refrescos, la sacaría a Bolsa en Ámsterdam. Si tropieza, los inversores podrían usar la hipotética promesa en su contra.

El compromiso parece una concesión a los decepcionados políticos y accionistas holandeses. Unilever no tiene planes de hacer cotizar la división. Además, no hay signos de que hacerlo desbloqueara ningún valor. La unidad de alimentos tuvo 3.400 millones de euros de ebit en 2019, tras descontar los movimientos de divisas. Si estuviera en línea con Danone (15 veces el ebit), valdría 51.000 millones.

La división de cuidado personal de Unilever tuvo un ebit subyacente de 5.000 millones en 2019, lo que implica un valor de 95.000 millones si se valora a las mismas 19 veces de Colgate-Palmolive. El negocio de cuidado del hogar es similar al de la alemana Henkel, que cotiza a un ebit histórico de 11 veces. Eso implica un valor de 18.000 millones.

Después de restar 23.000 millones de deuda neta, este cálculo sugiere que las tres divisiones tienen un valor patrimonial combinado de 140.000 millones. Eso es solo un 5% más que la actual capitalización de mercado de la firma: no es suficiente para justificar los elevados costes de transacción y las sinergias perdidas que se producirían con una ruptura. Y un negocio de alimentos independiente podría tener más dificultades para negociar condiciones atractivas con Walmart o Amazon.

Pero ello no significa que Jope pueda relajarse. Los ingresos de la división de alimentos se contrajeron casi un 2% en el primer trimestre. Aunque el virus pesó en la demanda, Nestlé creció un 4%.

Un bajo rendimiento persistente podría cambiar la aritmética. Suponiendo que Unilever logre unificar sus dos holdings en una sola entidad cotizada en Londres, también tendrá menos defensas frente a los inversores. La promesa de Jope podría acabar siendo una amenaza de los activistas.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías