Último intento de Gobierno y agentes sociales para pactar la prórroga de los ERTE

Las partes se reunirán este lunes nuevamente, un día antes de la celebración del Consejo de Ministros que debería aprobar las futuras condiciones de renovación de estos ajustes

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El Gobierno y los interlocutores sociales se han citado este lunes en lo que podría ser un último intento, in extremis de acordar las nuevas condiciones para renovar los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a partir del próximo 30 de junio, fecha en la que vencen algunas de las normas que los regulan. Además, esta podría ser la última reunión, ya que el Gobierno debería aprobar las nuevas condiciones en el Consejo de Ministros de este martes.

Tras media docena de encuentros en los que no ha sido posible llegar a un acuerdo, la última reunión entre los responsables gubernamentales, la patronal y los sindicatos se saldó el jueves con las posturas aún alejadas. Por un lado está la última propuesta presentada por el ministerio de Trabajo para llevar hasta el 30 de septiembre las condiciones más favorables y “flexibles” según sus palabras, de los ERTE tanto de fuerza mayor como los ordinarios por causas económicas, técnicas, organizativas y de producción (ETOP).

Patronal y sindicatos que habían defendido llevar las condiciones más ventajosas hasta el 31 de diciembre aceptarían que solo fuera hasta finales de septiembre, siempre y cuando se aceptaran un diseño de los incentivos a las empresas distinto del que propone el Gobierno.

El Ejecutivo pretende extender el actual sistema de exoneraciones de cotizaciones empresariales que se aplican a los ERTE por fuerza mayor al resto de ajustes ETOP. Pero quiere también mantener el diseño de estos incentivos, que supone mayores exoneraciones por los trabajadores que salen de un ERTE y se incorporan a la actividad, que por los que permanecen con su empleo suspendido. Este esquema, que defiende férreamente el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, es el que no gusta ni a patronal ni a sindicatos.

Los interlocutores sociales han reclamado que se concentren estas exoneraciones solo en los trabajadores que siguen en los ERTE y de esta forma puedan ser de mayor cuantía. En la reunión de este lunes, el Gobierno deberá trasladarles su propuesta final al respecto por escrito.

En principio, los negociadores sí habrían llegado a acuerdos acerca de otras cuestiones como el que los trabajadores de empresas con ERTE no puedan hacer horas extraordinarias, y que tampoco esté permitido a estas compañías contratar trabajadores o externalizar servicios.

Normas
Entra en El País para participar