Más comercio rural para evitar la despoblación

Varias asociaciones que representan al colectivo del comercio y los autónomos piden coordinación entre las administraciones y una apuesta decidida por el comercio de proximidad.

autónomos comercio proximidad ayudas

Varias asociaciones que representan a actividades comerciales y autónomos se han unido para reclamar un impulso al comercio en el mundo rural. Una fórmula que consideran clave para combatir la despoblación. En los tiempos que corren, aseguran, el comercio de cercanía y la venta ambulante tienen el papel de nexo de unión con la producción agrícola, según recoge un comunicado publicado por la agencia de noticias Europa Press.

Es un motor económico, aseguran, y ofrece un servicio público, y por lo tanto debe contar con un apoyo institucional claro a la hora de abordar la política del reto demográfico.

Una opinión generalizada entre las asociaciones que se han unido para reclamar las mejoras en el sector. Se trata de Organizaciones de Venta Ambulante de España, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos, la Confederación Intersectorial de Autónomos del Estado Español, la Confederación General de la Pequeña y Mediana Empresa y la Unión de Autónomos UATAE.

Ventajas fiscales y administrativas

Algunas de las medidas que se han planteado para impulsar el comercio en el ámbito rural pasan por el apoyo a la construcción de redes de comercialización y distribución entre el comercio de proximidad, agricultores y consumidores, así como medidas permanentes y ventajas fiscales y administrativas para fomentar la presencia de este tipo de comercio en los pueblos.

Tal y como recoge Europa Press en una información, en esta mesa redonda también se ha insistido en que se debe apoyar al comercio con una apuesta política coordinada desde todas las administraciones, ya que eso supondría “abrir oportunidades al desarrollo” y atraer más emprendimiento y actividad comercial en las áreas rurales, lo que se traduciría en un incremento de la población.

"La desescalada ha supuesto una reapertura de la actividad comercial en el medio rural a un ritmo más ágil que en los municipios medianos, las ciudades y áreas urbanas y metropolitanas, pero los problemas que ya arrastraban estos pueblos siguen ahí”, han recalcado.

Y es que, en efecto, la crisis del coronavirus está cambiando la mentalidad de los consumidores, que ven más seguridad en consumir productos de proximidad y alejarse de las grandes superficies comerciales.

Normas
Entra en El País para participar