El Mate 40

Huawei retrasa la producción de su nuevo teléfono insignia tras las últimas sanciones de EE UU

La compañía está evaluando la disponibilidad de componentes clave para fabricar el terminal, tras el endurecimiento del bloqueo de Donald Trump, según Nikkei Asian Review

Logo de Huawei.
Logo de Huawei.

Huawei retrasa la producción de la nueva versión de su smartphone insignia Mate, debido a que la compañía está evaluando la disponibilidad de componentes clave para fabricar el terminal tras al endurecimiento del bloqueo estadounidense, según explican fuentes conocedoras de la situación al medio Nikkei Asian Review.

Los modelos Mate generalmente se presentan en la segunda mitad del año y son una respuesta de Huawei a la nueva generación de iPhones de Apple, que suelen desvelarse cada año en septiembre. La compañía china emplea en estos terminales sus procesadores más avanzados, utilizando chips de su propia unidad de negocio de semiconductores HiSilicon.

La incertidumbre parece estar en la cantidad de producción que puede confiar Huawei a su filial en cuanto a procesadores móviles y chips de comunicación, después de que el Departamento de Comercio de EE UU introdujera el pasado mayo nuevas restricciones al gigante asiático ligadas al negocio de los semiconductores.

La orden de la Administración de Donald Trump buscaba evitar incluso que proveedores no estadounidenses utilicen equipos de EE UU para producir chips según las especificaciones de Huawei y HiSilicon, lo que habría llevado a la empresa china a estar reevaluando su inventario de chips de HiSilicon y buscar proveedores alternativos para el Mate.

Según algunas fuentes consultadas por el medio asiático, Huawei había planeado comenzar la producción este mes de piezas para teléfonos Mate, así como su marca de teléfonos Honor, pero la compañía habría pedido a sus proveedores que suspendieran la producción hasta nuevo aviso. Otro ejecutivo ha señalado que la producción en masa se ha pospuesto por al menos uno o dos meses.

Huawei ya advirtió que su supervivencia está en juego después de que la administración Trump tomara medidas adicionales para evitar los suministros internacionales a la compañía china. Nikkei aclara, no obstante, que el aplazamiento de los planes de producción no significa necesariamente que se retrase la presentación de los nuevos modelos de Mate, pues Huawei podría mostrar el producto primero y comenzar a venderlo más tarde, cuando el producto final esté listo.

Otros proveedores de componentes también han asegurado a Nikkei que Huawei les ha pedido reducir hasta el 20% sus pedidos para los próximos trimestres, después de que la compañía china haya almacenado una gran cantidad de componentes para el primer semestre de este año como maniobra ante la represión estadounidense.

El mismo medio informó el pasado mayo que Huawei había acumulado chips americanos para cubrir sus necesidades durante dos años. Según las fuentes consultadas por el rotativo, los esfuerzos de la compañía china se habían concentrado en el acopio de procesadores centrales fabricados por Intel para su uso en servidores y el de chips programables de Xilinx. La compañía, que informó de que en 2019 elevó un 73,4% sus inventarios, hasta 167.390 millones de yuanes (21.240 millones de euros), habría comenzado a hacer acopio de microprocesadores de EE UU a finales de 2018, poco después de que la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, fuera arrestada en Canadá.

La decisión deTrump de restringir el acceso de Huawei y otras empresas chinas a semiconductores con tecnología estadounidense suponen un duro golpe para Huawei, pero también podrían poner fin al liderazgo de EE UU en esta industria, según lo advirtió recientemente en un informe la Asociación de Industria de Semiconductores (SIA, por sus siglas en inglés) y Boston Consulting Group. Los cambios de regulación de exportación podrían llevar a liderar el mercado a Corea del Sur, a corto plazo, y a China, más adelante, según esta consultora.

EE UU relaja las restricciones en 5G

Por otra parte, EE UU ha dado un giro en las restricciones impuestas a las compañías que mantenían negocios con Huawei y el Departamento de Comercio ha despejado el camino para que las empresas estadounidenses puedan trabajar con la tecnológica china en el desarrollo de redes 5G. El objetivo, según explican, es permitir a las grandes empresas tecnológicas afincadas en EE UU colaborar con Huawei para establecer estándares para el desarrollo de las redes 5G. Este cambio de regla tendrá que ser aprobado por el Registro Federal de Estados Unidos.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, ha confirmado en un comunicado que la preocupación de seguridad sobre Huawei persiste y ha añadido que "EE UU no cederá el liderazgo en innovación global". Ross asegura que quieren garantizar la capacidad de la industria de los EE UU para contribuir a las actividades de desarrollo de normas en el futuro 5G que afectará al sector de las telecomunicaciones, los vehículos autónomos o la inteligencia artificial.

En una entrevista en Fox Business Network, Ross ha asegurado que aún se opone al uso de la tecnología de Huawei en las redes 5G. Según apuntó, "el cambio es simplemente una aclaración. No es que estemos haciendo algo para ayudar a Huawei. Lo que estamos haciendo es algo para hacer facilitar estándares globales, que ayuden a asegurarnos ubicuidad en 5G".

Lo que no ha aclarado Ross es si esta relajación del veto a la compañía china despejará el bloqueo para que Huawei utilice los servicios de Google o la tecnología de semiconductores de las empresas estadounidenses. O si la tecnología de Huawei podrá utilizarse en las redes 5G que se desplieguen en EE UU.

Normas
Entra en El País para participar