Política monetaria

La Reserva Federal empieza la compra de bonos corporativos estadounidenses

Ha invertido 5.500 millones de dólares en la compra de fondos cotizados

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal Reuters

Una semana después de que la Reserva Federal diera a conocer las previsiones macroeconómicas para los próximos tres años, las primeras desde el estallido de la pandemia, el banco central de EE UU confirmó que empieza a comprar bonos corporativos. La medida que fue adelanta a comienzos de abril empieza ahora su aplicación. Según el comunicado remitido la institución empieza a comprar bonos corporativos individuales bajo su programa de línea de crédito corporativo del mercado secundario (SMCCF, por sus siglas en inglés), un programa de préstamos de emergencia. Hasta la fecha las adquisiciones efectuadas por el organismo se habían limitado a los fondos cotizados de deuda, operación en la que ha invertido 5.500 millones de dólares (unos 4.858 millones de euros). Con este anuncio la Fed da un paso más en su compromiso de hacer todo lo que esté en sus manos para impulsar la recuperación, un proceso que como señaló, su presidente, Jerome Powell “será lento”.

En el comunicado publicado la Fed agregó un giro a su estrategia de compra, al señalar que seguiría un índice de mercado diversificado de bonos corporativos estadounidenses creado expresamente para la línea de crédito. “Este índice está compuesto por todos los bonos en el mercado secundario emitidos por compañías estadounidenses que satisfacen la calificación mínima, el vencimiento máximo y otros criterios de la línea de crédito”, señala la nota. Nada más conocerse la noticia, Wall Street que había comenzado la sesión con descensos de hasta el 2%, se dio la vuelta y a media sesión se anota más de un 1%.

La Reserva Federal no ha dudado en poner todas las herramientas que estén a su disposición para devolver la estabilidad a la economía, los precios y al mercado laboral. La primera de las iniciativas puestas en marcha fue la rebaja de los tipos a la horquilla del 0% y 0,25%, nivel que según las últimas proyecciones estarán vigente al menos hasta 2022. En paralelo, Powell anunció un plan de estímulo que traduce en la inyección de 2,3 billones de dólares. En este programa además de los ETF se incluye la compra de 750.000 millones en bonos del Tesoro y 600.000 millones en préstamos a pequeñas y medianas empresas concedidos o refinanciados por los bancos comerciales.

Normas
Entra en El País para participar