El Gobierno debe oír la voz de las empresas para la recuperación

El macroforo convocado por CEOE es también una ocasión para corregir el déficit de diálogo y consulta del Ejecutivo con el tejido empresarial

La gravedad de la coyuntura económica en que está inmersa España y toda la economía mundial por la crisis del Covid-19 se refleja en los mercados, en los indicadores macro y en las oscuras previsiones de Gobiernos y organismos internacionales, pero también en la honda preocupación que comparten las empresas de todos los sectores e industrias del país ante el intenso deterioro de la actividad. Como expresión de esa inquietud y de la fuerte incertidumbre que genera una recuperación para la que todavía no existe un plan integral de medidas de política económica, hoy arranca un potente macroforo empresarial, organizado en tiempo récord por CEOE, que reúne a 130 primeros ejecutivos de las mayores compañías y empresas marca España –entre ellas las principales cotizadas– en áreas tan dispares como banca, energía, distribución, seguros, turismo, transporte, industria, automóvil, alimentación, infraestructuras, construcción e inmobilliario, servicios, fundaciones, cultura y deporte, pymes y autónomos. El objetivo de las jornadas, que se extenderán hasta el próximo 25 de junio, es dar voz a las principales compañías y organizaciones empresariales para que expongan públicamente sus propuestas de reactivación económica mediante un esfuerzo conjunto que se elevará a la asamblea general de la CEOE y se compartirá con el Gobierno, como forma de recuperar la confianza y sentar las bases del futuro.

El espectacular panel que la patronal ha reunido constituye una oportunidad excepcional para conocer de primera mano el latir de las empresas frente a la crisis y escuchar las propuestas de más de un centenar de primeros ejecutivos, cuya experiencia acumulada en mercados nacionales e internacionales constituirá con seguridad una aportación inestimable a la hoja de ruta de la recuperación. En contraste con un Gobierno dividido y a menudo titubeante que se ha concentrado fundamentalmente en la gestión sanitaria y política de la desescalada, pero que a día de hoy sigue sin presentar un plan integral de medidas de recuperación, las empresas han dado un paso al frente para poner sobre la mesa las bases que consideran indispensables para que España supere esta crisis y se prepare para el futuro.

El Gobierno haría bien en escuchar activa y atentamente las ideas y requerimientos que esos 130 líderes convocados por CEOE expondrán en los próximos días. Será también una ocasión para corregir el déficit de diálogo y consulta que ha practicado hasta el momento con el tejido empresarial, que conoce de primera mano los socavones que ha abierto la crisis y tiene mucho que decir sobre las reformas necesarias para estimular la actividad e iniciar cuanto antes el difícil camino de la recuperación económica.