El arpón que prepara la UE contra Amazon no será el último

Tras ir a por el uso de datos de comerciantes terceros para su beneficio, puede ir a por la publicidad

Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, el 29 de mayo en Bruselas.
Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión Europea, el 29 de mayo en Bruselas. REUTERS

La Unión Europea está preparando un arpón regulatorio contra el gigante del comercio electrónico de 1,3 billones de dólares Amazon. Probablemente no será el último disparo.

Es posible que la Comisión Europea presente cargos formales contra la empresa de Jeff Bezos dentro de unos días, según el Wall Street Journal, por el presunto uso de datos recogidos de vendedores terceros para competir injustamente contra ellos. Puede que la jefa antimonopolio de la Comisión, Margrethe Vestager, esté ya preparando la próxima salva.

Vestager está preocupada por la capacidad de las empresas digitales para utilizar su dominio en un área para competir injustamente en otra. El creciente negocio de Amazon en la venta de bienes de comerciantes terceros encaja perfectamente en ese concepto.

La compañía desarrolló su sitio web y ha invertido fuertemente en almacenes y entregas para sí misma. Pero se dio cuenta hace mucho tiempo de que podía sufragar esos costes y obtener ingresos adicionales utilizando su experiencia e infraestructura para actuar como escaparate para pequeños comerciantes, aportando las operaciones que no están a la vista a cambio de una parte del negocio.

Eso representó casi el 20% de los 75.000 millones de dólares de ingresos de Amazon en el último trimestre, y el crecimiento de aproximadamente el 30% que apunta es más rápido que el de la propia tienda online de la compañía.

El problema es que los comerciantes afirman que Amazon utiliza los datos que recoge de la venta de sus productos para escoger los más rentables y ofrecer su versión con su marca propia, y luego enterrar los productos de terceros en las búsquedas de los usuarios, en esencia ocultándolos.

Si la Comisión Europea comprueba que Amazon ha infringido las normas de competencia, puede multarle con hasta el 10% de sus ingresos anuales o exigirle que tome algún tipo de medidas.

Bruselas tiene experiencia en la caza de ballenas del sector de la tecnología. Ya ha multado a Google, de Alphabet, con más de 9.000 millones de dólares en tres casos distintos desde 2017, y todos giraban en torno al uso de una plataforma digital dominante para competir injustamente en otra área. También investiga la criptomoneda de Facebook, Libra.

Algunos de los otros mercados en crecimiento de Amazon, como el de la publicidad, en el que las empresas pagan para que sus ofertas aparezcan más arriba en los resultados de búsqueda de los usuarios, parecen objetivos preferentes.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías