El Ibex salva la sesión y queda a filo de los 7.900 puntos

El selectivo se anota un 0.3%

Ibex 35
Corredores de bolsa trabajan en la Bolsa de Nueva York (EE.UU.). EFE

La tentación de recoger beneficios era muy grande. Las fuertes revalorizaciones registradas en las últimas semanas empiezan a dar vértigo a los inversores y cualquier decepción puede ser la excusa perfecta para desencadenar la corrección. Sin embargo, esto es algo que parece que tendrá que esperar en la Bolsa española. El Ibex 35 ha vivido una jornada muy volátil en la que las pérdidas han dado paso a las ganancias y aunque el selectivo consigue cerrar la jornada al alza, lo hace alejado de los máximos intradía. El Ibex concluye con una subida del 0,3%, ascenso que resulta insuficiente para retomar los 8.000 puntos que a punto estuvo de rebasar. No obstante, aunque el comportamiento de la Bolsa española haya sido mucho más moderado que el registrado en sesiones anteriores, en lo que va de junio las revalorizaciones alcanzan ya el 11,27%.

Como viene siendo una tendencia en las últimas semanas en las que se ha intensificado la rotación de carteras, los bancos han vuelto a ejercer de pilares de los ascensos. Bakinter y Sabadell sumaron un 5,96% y un 5,57%, subidas que les llevaron a ser los valores más alcistas de la jornada. A estas dos entidades se sumaron el resto de bancos que integran el Ibex 35. Bankia avanzó un 3,2%; Santander, un 1,1%; BBVA, un 0,65% y CaixaBank, un 0,24%. Junto a los bancos de Mediaset (4,6%), Acciona (2,3%), ACS (2,23%), Repsol (2%) y Telefónica (1,8%).

No les acompañaron en esta ocasión las firmas relacionadas con el sector turístico, las otras cotizadas que se han visto beneficiadas por el aumento del apetito por el riesgo al calor de la reapertura de las economías. Aena corrigió un 2,09% y Meliá, un 0,20%. No obstante, los mayores descensos corrieron a cargo de Colonial (-4,29%) e Inditex (2,19%). El grupo textil presentará las cuentas del primer trimestre el miércoles y sus cuentas se verán impactadas por el cierre de las economías, especialmente la china, su segundo mayor mercado por número de tiendas.

Donde si se impuso la recogida de beneficios fue en el resto de Bolsas europeas, a excepción de española e italiana (0,22%). En una jornada en la que se conoció que la producción industrial alemana cayó en abril un 17,9%, el mayo desplome desde 1991, el Dax alemán bajó un 0,22%. También se sumaron a los descensos el Cac francés (-0,43%) y el FTSE británico (-0,18%). Al otro lado del Atlántico los inversores optaron por dar rienda suelta a las compras y al cierre de los mercados europeos Wall Street subía un 0,5%, con el Nasdaq volviendo a marcar un nuevo récord en niveles intradía.

"Creemos que el optimismo creciente sobre la marcha de la reapertura de las principales economías desarrolladas, el océano de liquidez inyectado en el sistema y el famoso miedo a quedarse fuera del rally servirá de soporte a unos índices que tienen como mayor reto en el corto plazo consolidar las recientes alzas", señalan desde Link Securities. Esto deberá combinarse con la publicación de los indicadores adelantados que servirán para corroborar si la recuperación V que han empezado a poner en precio los mercados se convierte en realidad.

Las caídas de las rentabilidades en el mercado deuda, que se vieron acentuadas la semana pasada con la ampliación del programa de compras del BCE, se repiten una jornada más. El rendimiento del bono español a 10 años bajó del 0,55% al 0,54%, mientras la rentabilidad de la deuda italiana al mismo plazo pasó del 1,41% al 1,40%. Más acusados fueron los descensos de la rentabilidad alemana que pasó del -0,27% al -0,31%. El mayor descenso de los rendimiento de la deuda alemana frente a los de la periferia hizo que las primas de riesgo repuntaran ligeramente. La española e italiana subieron tres puntos básicos, hasta los 86 y los 172 puntos básicos respectivamente.

En el mercado del crudo el Brent y el Texas bajaron más de un 1%, hasta los 40 y 38 dólares a pesar de que la OPEP+ pactara el sábado prorrogar hasta julio los recortes de producción.

El euro cotiza algo por debajo de los 1,13 dólares, desués de marcar el viernes por la mañana el máximo en tres meses, en 1,1384 dólares por euro. En la deuda el descenso de la aversión al riesgo permite a la deuda española recortar su rendimiento tres puntos.

Normas
Entra en El País para participar