Los hoteleros reclaman prolongar los ERTE por fuerza mayor hasta noviembre

Exigen que las cotizaciones de los trabajdores recuperados las paguen íntegras las empresas y las de los suspendidos el Estado.

El presidente de Cehat, Jorge Marichal
El presidente de Cehat, Jorge Marichal

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) ha pasado al contraataque ante la falta de entendimiento con el Ejecutivo a la hora de prolongar los ERTE. La patronal, que representa a 15.000 establecimientos, lleva defendiendo desde hace tres meses que es imprescindible blindar al sector, que supone el 12% del PIB y del empleo, con la ampliación de los ERTE por fuerza mayor, que decaeran con el final del estado de alarma.

Jorge Marichal, presidente de Cehat, volvió a insistir en esas reivindicaciones. “Lo que el sector necesita es prolongar ya hasta el 31 de octubre, de momento, los ERTE por fuerza mayor en el sector turístico, dotándolos de una flexibilidad suficiente para que las empresas se líen la manta a la cabeza e intenten pescar en un río que está más seco que la mojama, a pesar de que muchos intenten hacer ver lo del efecto champán y esas cosas”, reclamó.

Otra de las reivindicaciones de la patronal es que las cotizaciones de los trabajadores en ERTE por fuerza mayor sigan corriendo a costa del Estado, mientras que las de los empleados recuperados del expediente corran a cargo de las hoteleras. “Las empresas han de tener esa capacidad de meter y sacar personal del ERTE sin que eso suponga su ruina y sin esperar a mil interpretaciones de dos ministerios”, aseguró.

Con esta frase criticaba duramente la primera propuesta presentada por el Gobierno para ampliar esos expedientes, que establecía que en el momento en el que una empresa recuperara a un solo trabajador de un ERTE de fuerza mayor total pasaría a ser considerado parcial, de modo que la bonificación de la cotización a la Seguridad Social de los trabajadores incluidos y excluidos del expediente sería menor. "Los que trabajen -y les aseguro que lo que queremos es trabajar- cotizarán y los que se mantengan en el ERTE deberían seguir con las exoneraciones actuales, por lo menos hasta el 31 de octubre. Es la manera más honesta, práctica e incluso barata para las arcas públicas. Si un empresario ve posibilidad de abrir lo hará y si tiene esa flexibilidad todo fluirá y no solo en nuestro sector, si no en España en general, aunque algunos ministros desconozcan lo de nuestra transversalidad, importancia y que somos los dinamizadores de nuestra economía. Si nosotros tiramos, tiran los demás", finalizó.

Normas
Entra en El País para participar