Una ventana digital abierta al mercado laboral

El programa ‘Mujeres y TIC’ de Sopra Steria y Balia forma a mujeres para facilitar su empleabilidad

Taller impartido en la sede de Sopra Steria en Madrid del programa Mujeres y TIC.
Taller impartido en la sede de Sopra Steria en Madrid del programa Mujeres y TIC.

El empleo es la base para construir un proyecto de vida, como generador de autonomía, con la obtención de ingresos, y de derechos sociales: bajas laborales, prestaciones por desempleo, vacaciones retribuidas o prestaciones por jubilación. Y aunque la incorporación de la mujer al mercado laboral ha sido masiva en las últimas décadas, existen aún condicionantes (contratación a tiempo parcial, tasa de actividad, tasa de paro, brecha salarial) que limitan esa autonomía. Y esto afecta en especial a grupos de mujeres con menores oportunidades debido a su situación de vulnerabilidad.

La multinacional de consultoría, servicios digitales y desarrollo de software Sopra Steria y la Fundación Balia, dedicada a favorecer la inclusión social de personas en riesgo de exclusión social, acaban de renovar su convenio en el proyecto Mujeres y TIC, que se inició en 2016. El programa, implementado en Madrid, tiene por objetivo fomentar la igualdad de oportunidades de mujeres en situación de vulnerabilidad, con responsabilidades familiares, mejorando su formación y sus capacidades para la incorporación al mercado laboral. El año pasado participaron 81 mujeres.

“Somos un grupo multinacional grande con iniciativas de RSC muchas veces generales, enfocadas al medioambiente, agua potable, reducción de emisiones… pero queríamos también hacer algo que nos quedara un poco más cerca de nuestro entorno inmediato para ser un actor que actúa donde está operando”, comenta Antonio Peñalver, director general de Sopra Steria en España. Peñalver pone en valor la renovación de este convenio, “en un momento en el que por impacto de la crisis todo el mundo está revisando las inversiones y los gastos. Pero lo hemos querido mantener porque justamente es ahora cuando más lo necesitan”.

El curso tiene una primera fase de 70 horas de formación directa más las prácticas

Aula abierta

En Mujeres y TIC hay talleres formativos en habilidades para afrontar exitosamente las entrevistas de trabajo, así como para desenvolverse satisfactoriamente en el ámbito tecnológico. “Los cursos tienen varias fases. Una primera, de 70 horas de formación directa más las prácticas. Y luego un aula abierta complementaria donde también trabajamos con ellas sus habilidades emocionales, las habilidades para una entrevista de empleo, que tengan otras competencias tecnológicas”, explica Teresa Rodríguez, directora general de Balia. “Y también tienen un espacio que comparten ellas, que llamamos espacio convivencial, donde se apoyan, se dan feedback unas a otras y les ayudamos a buscar empleo”.

Sopra Steria ha puesto hasta ahora a disposición del proyecto sus instalaciones, con un digilab y salas de formación y los propios empleados de la compañía, adscritos al plan de voluntariado, daban las clases a estas mujeres, “para ayudarlas a proyectarse mejor en el mundo laboral”, apunta Peñalver. “Las ayudamos en todo, con clases de apoyo para una lectura comprensiva hasta clases de matemáticas básicas, de informática… una formación más completa”, remarca.

Este año, con la crisis sanitaria, las materias que se facilitan a las participantes se han adaptado al formato virtual y se ha dotado de dispositivos tecnológicos a las usuarias para que puedan continuar con su formación. Y para ello “estamos elaborando cápsulas formativas, una especie de pódcast, que realizamos con la ayuda de nuestro equipo de talento”, apunta Peñalver.

Las alumnas que superan el curso obtienen la certificación IC3 (Internet and Computing Core Certification, de suficiencia internacional de computación básica e internet), “que en su currículum les da más relevancia”, resalta Rodríguez, que asegura además que la mujeres que participan en estos cursos “tienen muchas ganas de formarse, son personas muy inquietas, con muchas ganas de superarse, se dan cuenta de que si no se forman se van quedando atrás”. “Y hemos visto que en este periodo de pandemia alguna ha conseguido trabajo”, destaca la directora general de Balia.

Normas
Entra en El País para participar