La prima de riesgo baja de los 90 puntos básicos por primera vez desde marzo

El Ibex corrige un 0,78% y se despide de los 7.600

Ibex 35 Pulsar para ampliar el gráfico

El BCE volvió a sorprender al mercado. Esta vez el artífice de la alegría desatada en el mercado de deuda no fue Mario Draghi, sino su sucesora Christine Lagarde. Aunque a mediados de marzo cuando la pandemia hizo su entrada en el Viejo Continente la presidenta de la institución se había negado a aplicar más medidas de flexibilización monetaria, el cerrojazo de las economías y el temor a que la zona euro volviera a vivir una situación parecida a la de 2011 la hizo rectificar y ha cumplido con el guion previsto al comunicar la ampliación del programa de compra de activos contra la pandemia. El anunció superó las expectativas de los analistas y los inversores no dudaron en celebrarlo, especialmente, en la renta fija.

Las rentabilidades de deuda de la zona euro vivieron una jornada de descensos, caídas que se hicieron más intensas en los países periféricos, los grandes beneficiados por las compra de deuda. De los 234.700 millones gastados hasta la fecha, el BCE ha invertido 59.757 millones en deuda de España e Italia.

La rentabilidad del bono español a diez años bajó del 0,61% al 0,55% mientras la referencia Italia al mismo plazo cayó del 1,55% al 1,41%. Estos descensos de los rendimientos, que en fueron generalizados en la curva española con el bono a cinco años en el -0,08%, niveles previos al estado de alarma, permitieron a las primas de riesgo tomarse un respiro. Después de que la semana pasada la española bajara de los 100 puntos básicos, cayó nueve puntos hasta a los 87, niveles del pasado 5 de marzo. Se trata de la mayor caída en un día desde el 26 de marzo, día en el que el BCE anunció los detalles del PPEP y el diferencial entre la deuda española y alemana se estrechó en 20 puntos básicos. La prima de riesgo también bajó 16 puntos básicos, hasta los 174.

Pero la alegría vivida en la renta fija no tuvo su reflejo en la Bolsa. Si bien nada más conocerse la medida los inversores en renta variable se sumaron a la fiesta, permitiendo al Ibex 35 entrar en terreno positivo, las ventas pronto volvieron a hacer acto de presencia. Los malos de paro semanal en EE UU, que elevan a 43 los solicitantes de ayudas por desempleo en las últimas 12 semanas, unidos a la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento en la zona euro, devolvieron el rojo a la Bolsa. El Ibex 35 concluye la jornada con una caída del 0,87%, descenso que le lleva a decir adiós a los 7.600 puntos.

Los inversores han aprovechado las referencias macroeconómicas para poner freno a las subidas de las Bolsas, que en las últimas semanas se han visto aceleradas con la rotación de carteras, un movimiento que ha reflejado cómo los inversores empiezan a poner en precio la recuperación en V.

La toma de beneficios fue generalizada y en la Bolsa española se dejó sentir con especial intensidad en las firmas turísticas después de las fuertes subidas registradas ante las esperanzas de que se pueda salvar al menos parte de la campaña de verano. Aena lideró los descensos con una caída del 5,16%.Meliá bajó un 1,82% y Amadeus, un 1%. Las entidades financieras que esperan algún apoyo adicional del BCE tuvieron un comportamiento desigual y errático a lo largo de la sesión. Mientras Sabadell (0,22%), Bankinter (1,45%), BBVA (1,65%) y Santander (1,66%) escaparon a las caídas, Bankia y CaixaBank bajaron un 0,49% y un 0,66%, respectivamente.

Las caídas no fueron exclusivas de la Bolsa española, el resto de índices europeos se sumaron a la toma de beneficios. Ni siquiera el plan de reactivación a la economía aprobado por el Gobierno de Angela Merkel fue suficiente para que el Dax alemán escapara a las pérdidas. La Bolsa alemana bajó un 0,45%. El Cac francés se dejó un 0,21% mientras el FTSE birtánico perdió un 0,64% y el Mib italiano empató (-0,04%).

La recogida de beneficios también llegó a Wall Street. Pese a que los tres índices comenzaron la sesión al alza, con el Nasdaq al filo de rebasar su máximo histórico, al cierre de los mercados europeos el S&P 500 retrocedía un 0,18%, el Nasdaq, un 0,4% y el Dow Jones cotizaba en tablas.

Como en la renta fija, el euro también vive una sesión de buenas noticias. El apoyo adicional del BCE se tradujo en una subida de la moneda única hasta los 1,13 dólares, niveles del 10 de marzo.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent se sitúa al filo de los 40 dólares y el Texas en los 37. Aunque en un principio Rusia y Arabia Saudí habrían acordado una extensión de los recortes de un mes, es decir, hasta finales de julio, esta extensión estaría condicionada a que países como Irak y Nigeria, que no han seguido las restricciones impuestas hasta ahora, se comprometen a hacerlo en un futuro y reduzcan su producción estos meses en mayor medida más debido a su incumplimiento.

Normas
Entra en El País para participar