El derrumbe en la mina Cobre Las Cruces hunde su beneficio un 91% en 2019

Gana 8,5 millones frente a los 98,5 obtenidos un año antes, aunque encadena su noveno ejercicio con ganancias

Vista aérea de la corta de la mina de Las Cruces, en una imagen de archivo.
Vista aérea de la corta de la mina de Las Cruces, en una imagen de archivo. EFE

El derrumbe producido a principios de 2019 en la mina Cobre Las Cruces ha provocado un desplome de su beneficio anual del 91%. De los 98,5 millones obtenidos en 2018, la compañía, que explota un complejo minero en los municipios de Gerena, Salteras y Guillena (Sevilla), ha visto caer sus ganancias a los 8,5 millones en su último ejercicio, según sus cuentas depositadas recientemente en el Registro Mercantil.

Y es que, tras producirse el deslizamiento de tierras en la corta minera, la actividad extractiva estuvo parada desde el 11 de enero hasta el 23 de julio. Y aunque la planta hidrometalúrgica continuó su producción utilizando el mineral acumulado, debido a la menor concentración de cobre puro que mantenía el mineral en stock, también cayó la producción de cátodos de cobre hasta las 48.090 toneladas (frente a las previsiones iniciales de 72.000). La cifra de negocio se resintió un 34,7%, hasta los 260,7 millones.

Aun así, Cobre Las Cruces, propiedad del grupo canadiense First Quantum, ha logrado mantener el ejercicio en positivo y suma nueve años generando beneficios (desde 2011, incluido). Fuentes de la compañía señalan que “2019 ha sido un año de desafíos con un evento imprevisto que ha tenido un lógico impacto en los resultados anuales. No obstante, en la segunda mitad del año se recuperó la normalidad en la producción hasta cerrar con beneficios. Esto demuestra la capacidad y solvencia del proyecto, que se encamina a una nueva etapa con el nuevo proyecto de mina subterránea y ampliación de la planta hidrometalúrgica”.

Los costes para reparar los daños producidos por el derrumbe ascendieron a 25,1 millones de euros, entre cuyas partidas destacan 13,6 millones para los movimientos de tierra para preparar los accesos a la corta minera y 7,3 millones por la pérdida de activos vinculados a la extracción del mineral.

A cierre de 2019 la compañía mantenía un litigio abierto con Hacienda por créditos pendientes de compensar. En octubre recibió una sentencia desfavorable por la que pagó 0,7 millones, pero decidió recurrir una parte del acta por lo que de momento tiene provisionados otros 0,957 millones.

Además, recibió otra sentencia en contra por la que abonó 1,2 millones (una multa de 923.091 euros y una indemnización de 276.927 euros) debido a los “daños al dominio público hidráulico” a causa de varias infracciones provocadas en la masa de aguas subterráneas Gerena-Posadas, en 2008.

En lo que respecta a las previsiones para 2020, la compañía mantene unas estimaciones de ventas 334 millones de euros, el 28,1% por encima del ejercicio anterior. A pesar del parón en la actividad económica por el Covid-19, Cobre Las Cruces ha mantenido activa la producción de cátodos de cobre (la extracción estuvo parada un pequeño periodo de tiempo), al tratarse de una materia prima necesaria para la fabricación de productos esenciales de los que dependen sectores como el alimentario, eléctrico, servicios de agua y calefacción, comunicaciones o los servicios ferroviarios.

Por ello, la empresa prevé producir 61.400 toneladas de cátodos de cobre al final del ejercicio, lo que supondría un 27,7% más

Normas
Entra en El País para participar