Rio Tinto hace sonar una alarma de cobre en la estepa de Mongolia

El gigante minero de más de 90.000 millones de euros dice que la expansión de su buque insignia, Oyu Tolgoi, en el sur del país, se retrasará hasta 30 meses, y podría costar hasta un tercio más de lo previsto

Yacimientos de cobre en Mongolia.
Yacimientos de cobre en Mongolia. Reuters

Rio Tinto ha hecho sonar una advertencia de cobre desde la estepa mongola. El gigante minero de más de 90.000 millones de euros dice que la expansión de su buque insignia, Oyu Tolgoi, en el sur del país, se retrasará hasta 30 meses, y podría costar hasta un tercio más de lo previsto. Eso es un nuevo golpe a un proyecto que ha sido golpeado por la política local y otros problemas durante años. También es un recordatorio de lo difícil que se ha vuelto desenterrar el codiciado metal rojo.

Oyu Tolgoi es fundamental para el crecimiento de Río, pero también para su cambio hacia los ingredientes de una economía más verde. Actualmente, el mineral de hierro constituye casi las tres cuartas partes de los ingresos del grupo. Cuando la operación subterránea de esta mina se añada al pozo existente, será una de las mayores fuentes de cobre del mundo y representará una proporción enorme del PIB de Mongolia.

Eso ya lo ha convertido en una cuestión política. Pero hay un asunto más importante en juego. Las minas de cobre históricas –proyectos relativamente fáciles y con material de calidad en lugares atractivos– están envejeciendo, y las jurisdicciones ricas pero difíciles, como Zambia y la República Democrática del Congo, se están endureciendo todavía más. Las nuevas minas son escasas y los costes de extracción aumentan. Las operaciones son cada vez más complicadas desde el punto de vista técnico y geológico, como en el caso de Oyu Tolgoi.

Mientras tanto, la demanda sigue siendo resistente. E incluso si se ralentiza, junto con el crecimiento global, Bernstein pronostica que la producción de las minas existentes crecerá a sólo 1,7% CAGR hasta 2022. Es fácil ver un apretón.

Sin embargo, el cobre de tres meses en la Bolsa de Metales de Londres cotiza por debajo de los 5.300 euros la tonelada, un 8% menos en los últimos 12 meses. Por el contrario, el precio de incentivo al que los productores iniciarán nuevas minas importantes se estima en más de 6.000 euros. Oyu Tolgoi es un empujón a los gigantes del cobre: los problemas de suministro son una característica, no una moda.

Normas