El capital riesgo mueve ficha en el terremoto de las telecos europeas

KKR, Cinven y Providence ofrecen 2.963 millones de euros por MásMóvil. Una mayor disciplina financiera puede implicar relajar la política de precios muy bajos que sigue el operador y que tanto daña a sus competidores

Imagen de un globo con el logo de MásMóvil en el interior de la Bolsa de Madrid tomada el día del debut de la firma en Bolsa, el 14 de julio de 2017.
Imagen de un globo con el logo de MásMóvil en el interior de la Bolsa de Madrid tomada el día del debut de la firma en Bolsa, el 14 de julio de 2017. Reuters

El capital riesgo ha dado el pistoletazo de salida a una nueva ronda de concentraciones empresariales en el sector europeo de las telecomunicaciones. KKR, Cinven y Providence Equity Partners desvelaron ayer una oferta de 2.963 millones de euros por MásMóvil. La puja es más que bienvenida por rivales como Telefónica, que esperan que los compradores de la operadora muestren un menor entusiasmo por su política de establecer precios de derribo. Para los inversores interesados por las compras de compañías, la oportunidad también es propicia.

Los 22,5 euros por cada acción que ha puesto sobre la mesa el consorcio de fondos representa un sobrepecio del 20% respecto al cierre que el viernes marcaron los títulos de la operadora. Se trata de una oferta justa dado que las acciones de MásMóvil se han estado revalorizando desde los mínimos de 12,7 euros que marcaron a mediados de marzo, cuando la pandemia golpeaba con más crudeza al mercado. No obstante, siendo cerca de ocho veces las previsiones de EBITDA para este año, está lejos de poder ser catalogada de generosa. El operador británico O2, propiedad de Telefónica, pagó un múltiplo de 7,5 veces el EBITDA cuando el mes pasado se hizo con la empresa especializada en ofrecer servicios por cable Virgin Media.

El cambio de dueño en MásMóvil debería de significar más oxígeno para Telefónica. El líder del mercado español valorado en 22.000 millones de euros ha sufrido mucho tratando de defenderse de la política de precios de su rival. El margen operativo de Telefónica se hundió hasta el 9,4% el año pasado, cuando en el año 2017 estaba en el 14,4%. Bajo la presión de financiar el acuerdo y obtener beneficios para sus inversores, los nuevos propietarios de MásMóvil quizás no quieran mantener tanta agresividad en la guerra de precios.

El acuerdo ya ha conseguido el apoyo del 30% de los accionistas actuales de MásMóvil, incluyendo en la ecuación el 9% que ya tenía Providence. De cualquier manera, los inversores claramente piensan que puede haber una mejora de la oferta en un futuro. Las acciones de MásMóvil cotizaron este lunes ligeramente por encima de la oferta, quedando en 23,18 euros por cada una. 

Con anterioridad, los rumores han apuntado a que el consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger, siempre ha visto con buenos ojos un posible acuerdo con la división española de Vodafone. Pero esta posibilidad no contaba con la aprobación de las autoridades de competencia europeas, ya que habría reducido el número de grandes operadores en España a solo tres.

Sin embargo, la sentencia que adoptó la semana pasada el Tribunal de Justicia de la Unión Europea contraviniendo el bloqueo que la Comisión Europea estableció sobre la oferta que la británica Three realizó por O2 en 2016, ha cambiado el panorama. En esencia, el dictamen complicará a la comisaria de competencia europea Margrethe Vestager el denegar en el futuro acuerdos que limiten el número de operadores a tres. KKR y sus compañeros tal vez hayan medido los tiempos de su oferta a la perfección.