Transporte

Los taxistas piden bajada de impuestos y flexibilidad de tarifas para sobrevivir tras el Covid

Prevén una caída de ingresos de más del 50% para 2020, siempre que el verano y el otoño se comporten “en sólida recuperación y crezca la confianza de los pasajeros”

Varios taxis en Madrid.
Varios taxis en Madrid.

Al sector del taxi le ha pasado una dura factura el covid-19. La caída de su actividad llegó al 90% en los meses pasados, tras decretarse el estado de alarma y el confinamiento de los españoles. Y el pronóstico para lo que resta de año no es bueno, pues este colectivo prevé una caída de ingresos de más del 50% para 2020, siempre que el verano y el otoño se comporten “en sólida recuperación y crezca la confianza de los pasajeros”.

Fedetaxi, una de las mayores organizaciones de taxistas de España, explica que la facturación del sector llegó a desplomarse hasta el 88% en marzo y abril y hoy se mantiene en una horquilla de entre el 20-40% de las cifras normales, según ciudades y comunidades autónomas. La asociación añade que aún no se encuentran prestando servicio las 63.917 licencias de taxi que hay en España, y recuerda la “severa dependencia del turismo y eventos (un tercio de la facturación)” para el sector, que se alinea con las previsiones para la economía de España.

En este escenario, Fedetaxi ha enviado un documento del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, donde urge al Gobierno a tomar medidas urgentes para la recuperación del sector en el actual “entorno económico incierto y preocupante”. Entre las medidas que piden está una bajada generalizada de impuestos, la extensión de las prestaciones por cese de actividad y una flexibilización de las tarifas.

Sobre este último punto, piden que se modifique la normativa para que las tarifas de los taxis tengan la condición de máximas, permitiendo una flexibilidad en la fijación de las mismas para adecuarse a las condiciones de la oferta y atraer demanda.

Respecto al tema fiscal, reclaman que se suprima la obligación del pago de impuestos por IRPF e IVA relativos a la actividad profesional en lo que resta del ejercicio, o en su defecto se proceda a realizar una bonificación del 50% de ambos impuestos de 2020, aplazándose también los ingresos trimestrales de ambos al trimestre siguiente al que corresponda y sin intereses.

Fedetaxi también pide que se proceda al adelanto de devolución impuestos (IVA, gasóleo profesional, etcétera) por parte de la Agencia Tributaria.

Sobre el cese de actividad, reclaman que se proceda a garantizar la percepción íntegra de la prestación por dicho cese a todos los taxistas autónomos que la hayan solicitado desde el 14 de marzo hasta, al menos, el 30 de junio. Y que los taxistas estén dentro del colectivo de autónomos que puedan acogerse a la extensión de prestación u otras ayudas planteadas por el Gobierno al tiempo que se aplique la exención de la obligación de pago de la cuota al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos de la Seguridad Social correspondientes a los meses que restan hasta final de año.

Otro punto exigido por parte del sector es que se amplíe la gama de vehículos con los que pueden prestar el servicio.

El vicepresidente de Fedetaxi, Miguel Ruano, defiende que el Gobierno debe actuar de forma “inmediata”, adoptando medidas propias y facilitando otras a otras administraciones para que el sector “se sostenga en pie en tanto espera una vuelta completa a la normalidad”.

Aunque los taxistas vislumbran, dicen, cierta recuperación paulatina, “esta está sujeta a numerosos condicionantes y rodeada de medidas y protocolos de seguridad sanitaria que pasan por la necesaria separación entre viajeros y otras limitaciones”.

La semana pasada, por ejemplo, la plataforma de movilidad Free Now anunció la puesta en marcha de nuevas medidas de higiene y seguridad para transmitir confianza al usuario. La compañía explicó que, a partir del 15 de junio, toda la flota de vehículos que opera en Madrid con su app contará con mamparas de separación para asegurar el cumplimiento de la distancia de seguridad, limitar el contacto entre pasajero y conductor y prevenir al máximo los contagios.

La plataforma ha alcanzado un acuerdo de colaboración con WeTaxi como proveedor recomendado en Madrid para la instalación de dichas mamparas. El coste de las mismas, que oscilaría entre los 30 y los 80 euros, dependiendo del modelo y volumen del vehículo, así como del material de fabricación, las asume el taxista.

Normas
Entra en El País para participar