El temor a un desplome mayor de la demanda devuelve las caídas al crudo

Los inversores tienen los ojos puestos en la reunión de la OPEP+ del próximo 13 de junio

El temor a un desplome mayor de la demanda devuelve las caídas al crudo

El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI), el barril de referencia en EE UU, cede más de un 3% arrastrado por las tensiones recientes entre Estados Unidos y China a causa de la pandemia del coronavirus, las protestas en Hong Kong y las posibles repercusiones comerciales. La caída, que también afecta al barril de Brent (igual que el West Texas cae un 3%), de referencia en Europa, contrasta con la subida registrada ayer, del entorno del 3%.

"A pesar de que los fundamentales del petróleo están mejorando, todavía hay varios problemas en el horizonte, entre los que se encuentra el último repunte de las tensiones entre EE UU y China", explica Stephen Brennock, experto en petróleo del broker PVM. "La nueva ameneza de una guerra comercial entre ambos países ya no es solo un riesgo de cola y podría convertirse en un desastre para los activos de riesgo"

Tras estos retrocesos está también el pesimismo con respecto al ritmo de la recuperación de la demanda, que los analistas empiezan a ver con preocupación tras constatar que durante el puente por el día de los caídos la demanda de combustible en Estados Unidos se mantuvo un 30% por debajo con respecto al año anterior debido a que la gente ha optado por quedarse cerca de casa por la pandemia del Covid-19.

Además, los expertos han vuelto a advertir de que todavía existe una cierta preocupación por la posibilidad de que se produzcan ciertos rebrotes del patógeno en algunas zonas y que eso obligue a que la nueva dinámica, en vez de una reapertura total, pase por pivotar entre confinamientos y cierres preventivos y la relajación de las medidas de contención del virus.

Asimismo, los inversores tienen sus ojos puestos en la próxima reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios (OPEP+) que está prevista para el próximo 13 de junio y que llega después de que países como Arabia Saudí o Kuwait anunciasen una ampliación de los ajustes acordados en el último cónclave.

De hecho, uno de los temas claves será si Arabia Saudí se reafirma en su compromiso de retener el millón extra de barriles por día que anunció hace unas semanas y que, sumado al compromiso conjunto con Rusia, que también ha recortado su producción, ha contribuido a equilibrar los mercados energéticos en el último mes. No obstante, los inversores están pendientes de si la OPEP decidirá mantener estos recortes a medida que la demanda se recupere de la mano de una relajación de las restricciones de movimiento impuestas en muchos países para contener la propagación del Covid-19.

Asimismo, las malas previsiones económicas que llegan desde Europa debido a la pandemia también han pesado sobre el crudo. El BCE estima que la economía de la zona euro caera entre un 8% y un 12% en 2020, y su presidenta, Christine Lagarda ga adbertido que la posibilidad de un escenario de leves caídas está descartada, y la realidad será una situación con un impacto entre medio o severo.

Normas
Entra en El País para participar