Sánchez: "Vamos a recuperar los derechos laborales arrebatados" por la reforma laboral de 2012

ERC advierte del "peligro" de pactar con Ciudadanos para ampliar el estado de alarma y el Gobierno asegura que se reactivará la mesa de diálogo con Cataluña

Reforma laboral 2012
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una de sus intervenciones en la sesión de control al Ejecutivo que este miércoles acoge el Congreso.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha afirmado en el marco de la sesión de control en el Congreso que el Ejecutivo va a "recuperar los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral" de 2012 y a "reconstruir los consensos sociales rotos, como el diálogo social", destruido por "la anterior Administración".

Así ha contestado Sánchez a la pregunta del líder del PP, Pablo Casado, sobre si se va a derogar la orden "íntegra" tal y como recoge el pacto con Bildu. En este sentido, el jefe del Ejecutivo ha recordado que ya comenzó en febrero eliminando mediante un decreto ley la posibilidad de despedir por acumular bajas de enfermedad, tras una sentencia del Tribunal Constitucional.

Asimismo, Sánchez ha apuntado que el Gobierno ha venido practicando estos meses de legislatura el diálogo social, roto "como consecuencia de esa unilateralidad" de la reforma laboral, y que prueba de ello son los acuerdos alcanzados con patronal y sindicatos para elevar el SMI este año a 950 euros y para extender los ERTE hasta el 30 de junio.

De esta forma ha aludido a la derogación de los aspectos más lesivos de esa ley, tal y como especificó su partido después de que la formación abertzale diese a conocer el contenido del pacto, que recogía una derogación "íntegra", cuya modificación provocó un conflicto interno hecho público mediante las declaraciones contradictorias de los ministros. Así aseguró que el compromiso está tanto en su "programa electoral, en el acuerdo de gobierno entre PSOE y Podemos y en el debate de investidura".

Por su parte, Casado, ha cargado duramente contra Sánchez, asegurando que "está dispuesto a pactar con el diablo para mantenerse en la Moncloa".  "Va a derogar la reforma laboral que creó 3 millones de empleos para sacarnos del drama social en el que nos dejaron su partido, Zapatero y usted", a cambio del apoyo de Bildu, ha reprochado.  Asimismo, Casado ha subrayado que el PP lleva un mes exigiendo el plan B al estado de alarma que el Gobierno "descubrió la semana pasada que era posible".

Sobre el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos, Casado aseguró que "desde Roldán nadie había manchado así a la Guardia Civil". "El que sobra en esta farsa, ya convertida en tragedia no es un coronel, el que sobra es su ministro", ha proclamado, pidiendo así la destitución del titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, de la misma forma que Ciudadanos y Vox, que han reclamado con dureza su dimisión.

Sánchez por su parte aseveró que el PP "cada vez se parece más a la ultraderecha" y que "eso es un problema para la democracia española", criticando que la dinámica de los Populares ha sido oponerse "a todo" lo propuesto por el Gobierno.

Por otro lado, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha advertido a Sánchez del "peligro" de "dar alas" a la derecha, con respecto a los pactos con Ciudadanos para ampliar el estado de alarma, en lugar de llegar a acuerdos con los republicanos, y ha criticado que el Ejecutivo esté haciendo "matematicas" antes que política en la búsqueda de socios.

Como respuesta, el presidente le ha asegurado que su programa de investidura sigue vigente y que recuperarán la mesa de diálogo de Cataluña, tal y como reclama la formación, y ha intentado tender puentes, agradeciendo a ERC que su partido facilitara la investidura y que haya permitido también con sus votos que salgan adelante muchas de las medidas tomadas para paliar los efectos económicos y sociales del coronavirus.

Por su parte, el vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha insistido en que la justicia social tras la crisis generada por el coronavirus incluye el desmontaje de la reforma laboral y la construcción de un escudo social, incluso tras el estado de alarma.

En paralelo, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros ha exigido al Gobierno un recorte del gasto público, fundamentalmente en autonomías y "el bienestar de los políticos", como condición para apoyar un eventual rescate europeo por las crisis del coronavirus, algo que ha llevado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, a acusar a esta formación de estar buscando un "sálvese quien pueda" que deje atrás a los más vulnerables.

En este contexto, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha interrumpido la sesión plenaria a las 12 horas para que los diputados y trabajadores presentes en el hemiciclo secundaran el minuto de silencio que se ha guardado en todas las instituciones del Estado, en recuerdo de las víctimas por coronavirus y de sus familiares, a quienes se homenajea en este primer día de luto oficial, decretado por el Gobierno.

Por otro lado, preguntada sobre las medidas extraordinarias en la planificación y ejecución de un plan integral de movilidad sostenible, la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, ha anunciado la creación de un fondo para la recuperación del transporte terrestre de servicio público que permita compensar a los operadores de las pérdidas económicas sufridas por la bajada de la demanda durante el estado de alarma.

Álvarez de Toledo llama "hijo de terrorista" a Iglesias

En la misma sesión de control al Gobierno, se ha producido un fuerte enfrentamiento entre la portavoz del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, y el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias. La diputada popular ha afirmado que Iglesias "es el hijo de un terrorista", algo que el aludido ha considerado un "delito" por lo que pedirá a su padre que ejerza las "acciones oportunas".

La propia presidenta de la Cámara Baja ha reclamado a Álvarez de Toledo que retirara estas palabras del diario de sesiones, pero esta se ha limitado a responder que el padre de Iglesias "era militante de FRAP" por lo que no las iba a retirar. Aun así, Batet ha procedido a hacerlo, ante el rechazo de la portavoz de los populares que ha cuestionado esta retirada, y tras lo que se han producido protestas desde las bancadas del PP.

Convalidado el decreto que prorroga los ERTE

Como último punto del día, se ha convalidado el real decreto ley que amplía hasta el 30 de junio los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) por fuerza mayor derivados de la crisis del Covid-19 y que abre la puerta a prorrogar este plazo en caso de persistir las restricciones de actividad por la pandemia del coronavirus. Así, ha sido avalado por todos los partidos políticos, incluído el apoyo del PP y la abstención de Vox, al tiempo que se ha aprobado su tramitación como proyecto de Ley para que pueda recibir enmiendas de los partidos políticos.

En su defensa, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha puesto en valor en el papel preponderante del diálogo social en la articulación de esta orden, que favorece un regreso pautado de todos los sectores a la actividad económica, a través de la denominada ‘fuerza mayor parcial’, una figura que permite la convivencia, dentro una misma empresa de personas trabajadoras reintegradas a la actividad y de otras que mantienen sus contratos en suspenso o con jornada reducida.

Díaz también ha explicado que el decreto convalidado facilita el tránsito de ERTE por fuerza mayor a ERTE por causa económica, técnica, organizativa y de producción (ETOP), estableciendo los mecanismos de continuidad entre ambos y simplificando, al máximo, esta transición.

Asimismo, la ministra en su intervención ha destacado que las empresas que estén en riesgo de concurso y se hayan acogido a ERTE por causa de fuerza mayor no estarán obligadas a cumplir con la cláusula de salvaguarda del empleo que les compromete a no despedir durante seis meses.

Normas
Entra en El País para participar