Reestructuración

Los derechos de Deoleo se desploman un 90% en su estreno

Los títulos no han abierto debido a la gran diferencia entre el volumen de compra y el de venta

 Botellas de aceite Carbonell, una de las marcas de Deoleo.
Botellas de aceite Carbonell, una de las marcas de Deoleo. Getty

La Nueva Deoleo existe de manera virtual en la Bolsa. Las acciones antiguas, que serán oficialmente destruidas el día 24 de junio, han dejado de cotizar. Cerraron el lunes 0,0235 euros. Y los inversores, en lugar de encontrarse un título en su cuenta de valores, se han despertado con un derecho de suscripción preferente, que ha cerrado a 0,002 euros, lo que supone una caída de más del 90% respecto al cierre de las acciones del lunes. Les ha costado cotizar, debido a la discrepancia entre el volumen de compra y el de venta. Se negociarán hasta el 9 de junio, y el día 25 saldrán a cotizar las nuevas acciones.

El proceso de reconstrucción de Deoleo acaba de comenzar. Con la ampliación de capital, la empresa recaudará 50 millones de euros que destinará a reducir deuda, así como a reestablecer su situación patrimonial, puesto que al mismo tiempo amortizará su capital actual. Es lo que se conoce como una operación acordeón. Con 59 derechos se pueden comprar 21 acciones a 0,1 euros cada una, lo que arroja un precio virtual por cada nuevo título de 0,1056 euros cada uno, ligeramente por encima del precio de suscripción y que supondría una capitalización para Deoleo de unos 53 millones de euros.

El fondo CVC, que será el primer accionista, se ha comprometido a garantizar hasta 40 millones de euros de la ampliación. Deoleo busca dejar atrás la fuerte deuda que arrastra y que la propia compañía fijaba en 641 millones de euros a finales de marzo de este año y en 557 millones a diciembre de 2019. Esto es, un ratio de endeudamiento frente al ebitda de 20 veces a cierre del año pasado. La aceitera, propietaria de marcas como Carbonell o Koipe, alcanzó una capitalización de 2.000 millones en 2007, justo antes de la crisis financiera.

Para compensar los ‘daños’ a los más de 10.000 pequeños accionistas, diluidos por el proceso, Deoleo les ha ofrecido repartirse el 10% del importe de una hipotética venta de la empresa, siempre que esta se realice con el valor de la compañía por debajo de 575 millones de euros. Esto les permitiría, de alguna forma, participar en la mejora del negocio. En un principio, el vencimiento de estos instrumentos iba a ser de cinco años, pero al final la empresa amplió el plazo a 10 años.

Normas
Entra en El País para participar