Laboral

Calviño: “Sería absurdo y contraproducente abrir el debate sobre derogar la reforma laboral”

El PSOE se ha retractado tras pactar ayer con Unidas Podemos y Bildu suprimir la norma del PP

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y para la Transformación Digital, Nadia Calviño, ha sostenido que es "absurdo y contraproducente' abrir el debate de derogar la reforma laboral, en el marco de la crisis económica y social provocada por la emergencia sanitaria del coronavirus.

'Con esta realidad sobre la mesa sería absurdo y contraproducente abrir un debate de esta naturaleza y generar la mas mínima inseguridad jurídica en este momento', ha dicho al ser preguntada por el acuerdo de PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu de derogar la reforma laboral. La vicepresidenta ha añadido: "Los contribuyentes nos pagan para solucionar problemas y no para crearlos".

"Por su puesto caben cambios en el ámbito laboral. Siempre según un objetivo claro de impulsar el empleo y la actividad económica al tiempo que se protege al trabajador", ha declarado y ha puesto en valor que las medidas tomadas por el Gobierno en estos meses han sido acordadas por los agentes sociales y convalidadas por el Parlamento. "Cualquier medida en este ámbito se hará de forma dialogada con los Agentes Sociales", ha dicho.

De esta forma tan rotunda ha entrado Calviño hoy en la polémica sobre el acuerdo firmado ayer por el Gobierno y EH Bildu y posteriormente rectificado. De hecho, según fuentes gubernamentales que cita Servimedia, fue precisamente la vicepresidenta económica la que dio la voz de alerta ante el contenido de es pacto, que apuntaba inicialmente a la derogación "íntegra" de la reforma laboral de manera inmediata.

Según estas mismas fuentes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estaba al tanto de la
negociación con EH Bildu para asegurar que el voto de sus diputados no iba a ser un obstáculo para sacar adelante la quinta prórroga del estado de alarma, pero desconocía el detalle del acuerdo firmado entre PSOE y Unidas Podemos en el Congreso con la formación vasca.

Varias fuentes socialistas y gubernamentales consultadas por Servimedia admiten que fue necesaria la aclaración que se realizó cerca de la medianoche por las interpretaciones que se estaban produciendo de un acuerdo que, a su entender, no se salía de lo fijado en el pacto de investidura.

"Un fallo gordo", reconocen, porque en la "redacción final" -que se firma sin más por los portavoces- se cuela un adjetivo que abre la puerta a que se genere un "ruido" alrededor del pacto que ensombrece el espíritu del mismo que, añaden las fuentes consultadas, es meramente
social. Y ahondan en que las tres formaciones coincidieron en la subsanación del malentendido con la aclaración que difundió el PSOE.

Normas
Entra en El País para participar