Sánchez logra prorrogar el estado de alarma pero aleja a sus socios de investidura

El Congreso avala la ampliación gracias a PNV y Cs con una mayoría muy ajustada

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio del debate este miércoles en el Congreso de la quinta prórroga del estado de alarma.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al inicio del debate este miércoles en el Congreso de la quinta prórroga del estado de alarma.

El Gobierno ha conseguido que el Congreso de los Diputados diera su aval a la quinta prórroga del estado de alarma por 15 días más, hasta el 7 de junio, principalmente gracias a los acuerdos alcanzados con Ciudadanos y el PNV, frente a una oposición cada vez más dura y unos socios de investidura más críticos. Así, es la primera vez que se cuenta con una mayoría tan ajustada, dejando el marcador con 177 votos a favor, 162 en contra y 11 abstenciones.

En concreto, los partidos que han optado por apoyar el decreto, además de PSOE y Unidas Podemos que cuentan con 155 diputados, son: Ciudadanos, PNV, Más País, Coalición Canaria, Teruel Existe y PRC. Los votos en contra han venido del PP, Vox, ERC, JxCat, CUP, Foro Asturias y Compromís y por la abstención han optado EH Bildu, UPN, BNG y Nueva Canarias.

De esta forma, el malestar es palpable entre la oposición e incluso entre los partidos que facilitaron la investidura de Pedro Sánchez, que han instado al Ejecutivo a mantener sus alianzas iniciales en lugar de llegar a pactos con partidos como Ciudadanos. De hecho, Compromís ha votado por primera vez que no a la ampliación del estado de alarma lamentando que sus reivindicaciones a favor de más financiación para la comunidad valenciana no hayan sido escuchadas. Por su parte, ERC, pese a que ha mantenido un diálogo constante con el Gobierno en los últimos días, no ha llegado a un acuerdo que facilitara su abstención.

En este sentido, el portavoz del grupo republicano, Gabriel Rufián, ha acusado en su intervención al Gobierno de "jugar al chantaje" en las negociaciones para buscar apoyos para la ampliación del decreto y eso, ha advertido, "al final se paga". Sin embargo, el diputado de ERC Joan Josep Nuet, tal y como confirmó a Servimedia, ha vuelto a abstenerse como ya hizo hace dos semanas, desmarcándose de su grupo.

Las condiciones que ponía ERC para dar su aval pasaban por que la Generalitat recuperara el mando de sus competencias y se reactivar la mesa de diálogo con Cataluña, así como la puesta en marcha de medidas de conciliación para la ciudadanía. Con respecto a esto último, Sánchez ha asegurado que está estudiando con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) usar su superávit para poner en marcha ayudas a la conciliación de las familias durante la desescalada.

Asimismo, el presidente ha garantizado a ERC que mantiene sus compromisos de la investidura y ha aclarado que lo que votaba hoy no era el apoyo al Gobierno, sino dotarle del "único instrumento" posible para hacer frente a la pandemia del coronavirus. A esta idea ha apelado también en su discurso Ciudadanos, alejándose de la posibilidad de ser un "nuevo socio" tras el pacto que provocó que la solicitud de prórroga haya sido de 15 días y no de un mes como pretendía el Gobierno.

"El estado de alarma ha funcionado"

En la defensa del nuevo texto del decreto, Sánchez ha destacado que el estado de alarma "ha funcionado" al igual que lo ha hecho la desescalada gracias a "los españoles" y al trabajo "extremo" de los sanitarios y, por eso, "nadie tiene derecho a derrochar lo conseguido estas semanas de confinamiento".

Así lo ha expresado al inicio de su intervención en la Cámara Baja, destacando que esta vez el  decreto tiene características distintas, acorde con la evolución de la pandemia, y sitúa al Ministerio de Sanidad como la única autoridad, mientras las regiones recuperan el protagonismo. Aun así, Sánchez ha asegurado que las comunidades autónomas nunca han perdido sus competencias, dado que el decreto no las anula aunque imponga un mando centralizado, pero que durante estas semanas recuperarán la plena capacidad de su gestión. "Les deseo suerte, tendrán todo el respaldo leal del Gobierno central", ha dicho.

Además, ha defendido la legalidad del estado de alarma, asegurando que es "falso" que pueda sustituirse a día de hoy por legislación ordinaria que "contiene vacíos imposibles de cubrir", aun así, ha asegurado que el Gobierno va a "planificar, analizar y negociar" la modificación de distintas leyes una vez se haya levantado el decreto para poder gestionar la pandemia sin tener que recurrir a este mecanismo constitucional.

En este sentido, ha apuntado que sería una "irresponsabilidad extraordinaria" prescindir ahora de la herramienta que ha ayudado a salvar vidas y es necesaria para acompañar exclusivamente a la desescalada, "ni un día más". Así, el presidente del Gobierno ha asegurado que el plan de desescalada, el pacto para la reconstrucción y los acuerdos a nivel europeo son los tres pilares para la reconstrucción tras el Covid-19.

Asimismo, tras hacer un repaso de todas las actuaciones llevadas a cabo como consecuencia de la crisis del Coronavirus, Sánchez ha cuantificado en 138.900 millones de euros todas las medidas  económicas, sanitarias y laborales adoptadas. Frente a ello, la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha reconocido en el marco de la sesión de control al Gobierno que el "esfuerzo extraordinario" que se está realizando para afrontar la crisis provocará una "enorme deuda" que "puede ser un lastre para generaciones futuras". En este sentido, ha reivindicado el programa del Gobierno para ampliar el programa de becas, mejorar la formación digital y profesional, impulsar la transición ecológica y políticas de investigación y digitalización.

Casado: "Sánchez está cada día más débil"

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, que ya anunció que su formación votará en contra de la prórroga por primera vez, ha comenzado una dura intervención asegurando que el Gobierno va como "pollo sin cabeza" cambiando de socios y de estrategia "ante la mirada atónita de Europa y la indignación de una mayoría de españoles". En este sentido, ha vuelto a aludir a la  "geometría variable" del Gobierno a la hora de buscar apoyos asegurando que ha perdido toda la "credibilidad institucional" y que Sánchez está "cada día está más solo y más débil". "Cada votación es un suplicio para usted, y lo que reste de legislatura será un calvario", ha apuntado.

Asimismo, entre severas acusaciones, el líder de los Populares ha dicho que Sánchez es la "cara del fracaso" y ha criticado que Sánchez haya "malgastado otras dos semanas" entre contradicciones, aludiendo a la intención del Ejecutivo de intentar sacar adelante una prórroga del decreto por un periodo de un mes, en lugar de los 15 días habituales, que finalmente se acordaron para conseguir el apoyo de Ciudadanos.

Por otro lado, el presidente de Vox, Santiago Abascal, no ha variado su discurso que viene expresando desde el comienzo de la pandemia y ha llamado a los ciudadanos a protestar contra el Gobierno, al que considera culpable de "miles" de muertos y haber provocado también la ruina de "millones" de ciudadanos con su gestión "criminal" de la crisis del coronavirus; todo ello con el apoyo de Ciudadanos, al que ha reprochado su "equidistancia" como "bisagra" de un Ejecutivo "liberticida".

La prórroga con los apoyos más justos

La decisión del PNV de votar a favor ha allanado el camino al Ejecutivo. El portavoz de la formación, Aitor Esteban, ha puesto en valor que se haya potenciado la "cogobernanza" con las comunidades autónomas que tanto reclamaba la formación. Esteban insistió así en que las regiones son las que "pueden aplicar de una manera específica las medidas que, en general, puedan ser adoptadas" para el control de la pandemia del coronavirus. "En la medida que se ahonda en ese diálogo las cosas funcionan bien", celebró.

Por el contrario, JxCat, que le pasado lunes se abrió a negociar el cambio de su voto a una posción que apoyase la ampliación del estado de alarma, ha votado en contra del Ejecutivo por negarles el autogobierno en Cataluña y ha lamentado que pactar con Ciudadanos parece haberse convertido en "la nueva normalidad" del Ejecutivo.

Por otro lado, la portavoz de EH-Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha asegurado en su intervención que su grupo está negociando la derogación "íntegra" de la reforma laboral de 2012 y que espera llegar hoy mismo a un acuerdo con el Ejecutivo a cambio de su apoyo a la prórroga, a través de su habitual abstención. El Gobierno, por su parte, se ha limitado a apuntar que es un diálogo que se retomará cuanto antes, algo que la formación vasca ha asumido como positivo.

Por la abstención también ha optado Nueva Canarias, desmarcándose de la posición de Coalición Canaria que ha votado a favor, tras llegar a algunos acuerdos con el Ejecutivo. De hecho, en réplica a ambas formaciones, Sánchez ha anunciado que constituirá una comisión bilateral para abordar la "situación dramática" que vive el archipiélago canario expresando su "preocupación" por el sector turístico.

Normas
Entra en El País para participar