Así será la desescalada en los 364 hoteles de NH

La salida, la entrada del hotel y el servicio de habitaciones se gestionará a través del móvil

 Entrada del hotel NH Collection Paseo del Prado en Madrid.
Entrada del hotel NH Collection Paseo del Prado en Madrid.

NH presentó ayer la iniciativa Feel Safe at NH, que sirve como lema para unificar los diez protocolos de actuación que se van a implantar en los 364 hoteles de la cadena para dar respuesta a las necesidades de los viajeros en plena pandemia mundial. El hotel Nacional de Madrid y el hotel Barbizon de Amsterdam han servido de banco de pruebas para probar los protocolos sanitarios desarrollados junto a SGS que se van a ir implantando progresivamente en todos los hoteles. La cadena dirigida por Ramón Aragonés anunció el pasado jueves que la desescalada empezará con la apertura de 30 hoteles en Alemania y Holanda.

El primer gran cambio será la ausencia de interacción entre los empleados y los clientes, rompiendo lo que era una norma de obligado cumplimiento hasta ahora. Y para ello la tecnología va a jugar un papel fundamental. El cliente podrá gestionar la entrada y la salida del hotel a través de su movil, así como elegir la habitación y ordenar el desayuno, la comida o la cena en el servicio de habitaciones. Cualquier duda o petición será atendido por el persona a través de un sistema de mensajería que también se gestionará desde el teléfono.

Otra de las transformaciones radicales afectará al área de alimentación y bebidas. NH asegura que se llevará a cabo una reorganización completa que afecta desde la logística de la preparación, la entrega del producto, el consumo o los sistemas de pago. El buffet desaparece y se primará la mínima manipulación de los alimentos y el servicio de habitaciones. En la medida en que se controle la pandemia se podrán celebrar eventos en los hoteles, para los cuales "habrá menús y procesos adaptados para este servicio".

Habra un responsable de seguridad sanitaria por cada hotel, que será el encargado de velar porque se cumplan las normas de distanciamiento social. En cada establecimiento se establecerá una señalética específica para evitar las aglomeraciones. Para ello todas las zonas comunes también han sido rediseñadas para evitar los elementos que fomenten la concentración de personas.

Las mascarillas y los geles hidroalcohólicos formaran parte de la rutina diaria de empleados y clientes, así como la limpieza. Pero no solo se procederá a limpiar las superficies o procesos manipulativos, sino que la hotelera recalca que irá un paso más allá, controlando los sistemas de purificación de aire y agua, revisando y reforzando, entre otros, los protocolos HVAC (calor, ventilación y aire acondicionado). "Cada hotel incrementará la frecuencia de las revisiones, el control de la desinfección del agua y, muy importante de cara al verano que llega, la calidad del agua de las piscinas y zonas exteriores", asegura.

Normas
Entra en El País para participar