El Ibex rebota un 4,7% y se anota su mejor sesión desde finales de marzo

El selectivo español se acerca a la cota de los 6.800 puntos

Ibex 35 Pulsar para ampliar el gráfico

Tras una mala semana, la peor en dos meses para el Ibex 35, que dejó el índice en el nivel más bajo desde marzo, los mercados arrancan esta semana con buen ánimo. Con Wall Street subiendo un 3%, las Bolsas europeas ha repuntado con alzas que han llegado a superar el 5%. El Ibex 35 ha sumado un 4,7%, la mayor subida desde el pasado 23 de marzo, y coquetea ya con los 6.800 puntos al cerrar en los 6.779. Los inversores dejan a un lado las malas previsiones económicas y se centran en los avances en la desescalada de las medidas de confinamiento, en la esperanza de una vacuna y en la intención de la Fed de agregar más estímulos monetarios mientras dura la crisis. Además, sube con fuerza el petróleo.

Prácticamente todos los valores cotizan en positivo en el Ibex. Los mayores avances son para el sector turístico: Amadeus ha subido un 14,9%, IAG ha ganado un 11,2%, Meliá Hoteles ha avanzado un 9,1% y Aena, un 7,7%. La desescalada en la UE avanza a medida que se aproxima el verano, y los líderes políticos discuten hoy cómo favorecer el turismo. Pero también tiran los valores cíclicos, con ArcelorMittal sumando un 7,2% ante la previsión de una recuperación de la economía, particularmente en China. Por su parte, Repsol ha ganado un 6,6% de la mano del alza del petróleo. Apenas dos valores han registrado caídas: Enagas (-0,33%) y Viscofan (-0,09%).

Ni el Banco de España y sus pesimistas previsiones para la economía nacional ni la Reserva Federal han atemorizado a los inversores. Pablo Hernández de Cos, ha asegurado que "nos enfrentamos a una perturbación de una magnitud sin precedentes" y ha avanzado que la prolongación de las medidas de confinamiento han empeorado sus previsiones: "el PIB caería entre un 9,5% y un 12,4% en 2020” y sumaría entre un 6,1% y un 8,5% en 2021. Igualmente, la Reserva Federal no prevé que la economía estadounidense recupere el pulso hasta 2021.

Los inversores parecen considerar suficiente el castigo de las recientes sesiones y han puesto el foco en la progresiva desescalada en las economías occidentales, desde Europa hasta Estados Unidos. Lo peor del impacto económico parece haber quedado atrás, en el mes de abril, aunque la recuperación, como ha recordado Powell, no será fácil. La contrapartida de estos augurios es que, de la mano de los bancos centrales, el mercado prevé más estímulos fiscales y monetarios. 

La desescalada, mientras, continúa a ambos lados del Atlántico. El Estado de California ha asegurado que tres cuartas partes de la economía está ya en funcionamiento, y Nueva York se prepara, también, para recuperar la actividad al igual que hacen, paulatinamente y a distintos ritmos, las economías europeas. Apple ha anunciado que ha reabierto un centenar de sus tiendas. En Europa destaca Italia, que ha reabierto sus tiendas y prevé llegar a la llamada "nueva normalidad" en verano.

Y, en paralelo, la biotecnológica Moderna ha anunciado datos esperanzadores sobre su posible vacuna para el Covid-19, al tiempo que la autoridad europea del medicamento ha asegurado que podría dar luz verde al antiviral remdesivir en los próximos días.

La esperanza de recuperación económica y de una vacuna han provocado también el alza de rentabilidad de los activos de deuda más seguros, en los que habitualmente los inversores buscan refugio. Ante un mayor apetito por el riesgo, el rendimiento del bonos estadounidense a 10 años ha subido al 0,709% y el alemán se coloca por encima del -0,5%, en el -0,477%. La deuda española e italiana registra pocos cambios y su rentabilidad sí desciende ligeramente, en una jornada en la que también ha pesado la posibilidad de que el Banco de Inglaterra pueda adentrarse en el territorio de los tipos de interés negativos.

Otra señal es el alza del petróleo, que sube un 9% en Europa y un 12% en EE UU y supera los 33 dólares en el caso del West Texas, es una señal también positiva para el mercado. Aunque el reequilibrio del mercado se debe más a recortes de producción que a la mejora de la demanda, las mejores perspectivas económicas han ahuyentado el fantasma de que el precio del barril West Texas pueda entrar en negativo. Así, ha recuperado niveles de marzo justo el día antes de que venza el futuro de entrega de junio, con lo que quedan muy lejos los temores que en abril llevaron al petróleo estadounidense a caer a -40 dólares.

En el mercado de divisas, el euro sube un 0,5%, como suele hacer cuando mejora la Bolsa, y el yen retrocede un 0,3%.

Normas
Entra en El País para participar