El auditor de Moove Cars, el gigante de los VTC, duda de su viabilidad

La compañía de movilidad, que perdió 4,7 millones en 2018, pertenece al grupo que más licencias VTC controla en España

El auditor de Moove Cars, el gigante de los VTC, duda de su viabilidad

El gigante de los VTC que intenta plantar cara a Uber y Cabify en España, Moove Cars, se encuentra en dificultades económicas para desarrollar su actividad. Según se desprende de sus últimas cuentas, depositadas recientemente en el Registro Mercantil, la compañía de alquiler de vehículos con conductor triplicó pérdidas en ese ejercicio, hasta registrar números rojos por 4,7 millones euros, frente a los 1,6 millones perdidos el año anterior.

Igualmente, la facturación de la compañía fue tres veces inferior al generar ventas por 3,1 millones de euros en comparación con los 9,9 millones registrados en 2017. Los débiles estados financieros, unidos a la incertidumbre del sector (2018 fue el año de mayor tensión con el taxi, que de­sembocó en una normativa para que los ayuntamientos regulasen los vehículos de alquiler con conductor), han llevado al auditor de Moove Cars a dudar de su viabilidad como empresa en funcionamiento.

“El pasivo corriente de la sociedad excede a su activo corriente en 14,8 millones y ha incurrido en pérdidas netas de 4,7 millones. Este hecho, unido a las actuales condiciones legales existentes en el sector, con legislaciones que están impactando en los planes de negocio de la sociedad, indican la existencia de una incertidumbre material que puede general dudas significativas sobre la capacidad de la sociedad para continuar como empresa en funcionamiento y, por lo tanto, sobre la recuperación de sus activos y la realización de sus pasivos”.

Moove Cars indica en el mismo documento que ha formulado las cuentas anuales adjuntas bajo el principio de empresa en funcionamiento debido al “apoyo financiero explícito” recibido de su socio único para hacer frente al capital circulante negativo. No obstante, el auditor, socio de PwC, indica que “nuestra opinión no ha sido modificada en relación con esta cuestión”.

Y es que la compañía de movilidad pertenece a un gigantesco grupo, apoyado por el fondo King Street, que ha ido adquiriendo licencias VTC hasta convertirse en el grupo que más autorizaciones ostenta en España.

Según sus estados contables, a diciembre de 2018 había realizado inversiones por 1,7 millones de euros para la compra licencias VTC durante los últimos años. Igualmente, la compañía ha invertido 28,5 millones en diversas sociedades del grupo que son las que operan las licencias.

Sobre esta cuestión, el auditor también duda de la posible recuperación de las inversiones realizadas hasta el momento: “La incertidumbre existente en la regulación y en las decisiones descentralizadas de las diferentes autonomías donde opera la sociedad podría impactar directamente en los planes de negocio de la sociedad y por tanto en el resto de hipótesis consideradas en la estimación del valor recuperable de las licencias VTC”.

Normas
Entra en El País para participar