Pedro Sánchez pedirá la última prórroga del estado de alarma por un mes

El presidente del Gobierno insta a reactivar la economía lo más pronto posible pero sin poner en riesgo la salud

Captura de la señal institucional de Moncloa de el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido el sábado 16 de mayo.
Captura de la señal institucional de Moncloa de el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa que ha ofrecido el sábado 16 de mayo. EFE

En su ya clásica intervención sabatina, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que solicitará el miércoles su quinta  y, previsiblemente última, prórroga del estado de alarma, que será esta vez de 30 días, en lugar de los 15 habituales. El jefe del Ejecutivo ha revelado que se bajará el listón del control del mando único y que las comunidades autónomicas irán recuperando todas sus competencias. Solo será Sanidad quien lleve ahora la batuta.

La movilidad seguirá restringida, pero, al igual que España, el Gobierno realizará una suerte de desescalada de los poderes concentrados en Moncloa. "Después de dos meses de extraordinaria dureza, nuestro país comienza una etapa diferente", ha afirmado, para añadir después de que es necesario ir rápido y también con buena letra: "Tenemos que reactivar la economía lo más pronto posible, pero sin poner en riesgo la salud, porque, si no, sería contraproducente", ha afirmado.

En su comparecencia desde la Moncloa, Sánchez ha confirmado un extremo que los grupos parlamentarios venían calibrando durante toda esta semana, ya que así lo ha sondeado el Gobierno y el grupo socialista en el Congreso. Sánchez ha apelado a la responsabilidad de los grupos parlamentarios para que apoyen el estado de alarma, que sigue considerando indispensable. "Vox y el PP ya han adelantado que votarán en contra", ha agregado.

La voluntad del Ejecutivo, dos meses después de que se decretara el estado de alarma y se limitaran el movimiento, la circulación y el derecho de reunión, es que esta sea la última prórroga, de ahí la petición para que abarque un mes y así coincida con el final de la desescalada.

El presidente ha incidido en la necesidad de alcanzar al respecto "un gran consenso" en el debate y la votación de la nueva prórroga que acogerá el Congreso el miércoles que viene. Ha invocado a la responsabilidad de todos los grupos parlamentarios. Lo cierto es que, con la abstención de Esquerra Republicana (ERC) y el voto favorable del PNV, y con algunas abstenciones puntuales, el Gobierno tendría votos suficientes para garantizarse la quinta prórroga.

Pedro Sánchez ha anunciado que se relanzará lo más pronto posible la oferta turística, pero ha alertado de que no se puede dar un paso en falso. "Lo mismo se puede agregar sobre el resto de las actividades. Trataremos de evitar las recaídas, cada paso que demos será un paso seguro. Si priorizáramos el negocio sobre la salud, daríamos también al traste con el negocio", ha zanjado.

El presidente del Gobierno ha señalado que el confinamiento, que arrancó el 14 de marzo con el real decreto de alarma, era la única posibilidad. Si no se hubiera hecho así, y se hubiera adoptado otro tipo de estrategia sin contención –así lo ha hecho Suecia, en la UE–, el número de infectados hubiera alcanzado los 30 millones de personas, que hubieran dado como resultado unas 300.000 muertes, conforme a la tasa de letalidad del virus, del 1%.

Petición a la UE

Preguntado sobre si el Gobierno solicitará ayuda al fondo de rescate, MEDE, para financiarse a un coste más barato que el que consigue el Tesoro, ha indicado, de entrada, que no sería un rescate, sino que es una línea precautoria sin condiciones. "Si [España] tiene que solicitarla, la solicitará", ha sentenciado Pedro Sánchez. El tipo de interés es del 0,115%, frente al 0,8% que España paga por la deuda a ese plazo.

El fondo de rescate cuenta con una capacidad de 240.000 millones que se repartirán entre los países que lo soliciten. Cada socio podrá pedir hasta el 2% de su PIB con un interés del 0,115% a 10 años, y tendrá que utilizar el dinero para costear los gastos sanitarios "directos e indirectos" derivados de la pandemia. España podría pedir unos 25.000 millones.

Sánchez sí ha confirmado que el país sí acudirá a la herramienta bautizada como SURE por la Comisión Europea y que forma parte de la triple red de apoyo puesta en marcha por la Unión Europea por unos 100.000 millones. El SURE se suma a los 200.000 milones del Banco Europeo de Inversiones y la mencionada cuantía del fondo de rescate.

Normas
Entra en El País para participar