Iberdrola refuerza su presencia en eólica terrestre en Escocia

La eléctrica compra dos parques a los grupos ER y Mitchell para invertir 190 millones

Ignacio Galán en el parque eólico de Whitelee en Escocia.
Ignacio Galán en el parque eólico de Whitelee en Escocia.

Iberdrola sigue ganando posiciones en el sector eólico en el mundo. Y no afloja el ritmo por la crisis provocada por la pandemia. Su última operación, hasta el momento, ha consistido en la compra en Escocia de las licencias de explotación de dos complejos de turbinas terrestres a las compañías 3R y Mitchell.

La eléctrica que preside Ignacio Galán invertirá 190 millones en ambos proyectos, que sumarán una nueva capacidad renovable de 165 megavatios (MW). Los dos parques eólicos estarán ubicados en el condado de South Lanarkshire, a 35 kilómetros de la ciudad de Glasgow. Uno de los proyectos supone la construcción integral de un complejo de 100 MW de capacidad, dotado con 20 turbinas de 5 MW de potencia unitaria. Los equipos alcanzarán una altura máxima de 200 metros.

El otro proyecto supondrá la ampliación de un parque eólico ya en funcionamiento. El centro de Hagshaw Hill pasará a generar 65 MW (frente a los 42 MW actuales).Con los citados 165 MW, Scottish Power, la filial de Iberdrola en las islas, alcanzará los 220 MW de nueva generación, puesto que ha reactivado la licencia de explotación de 55 MW para un parque eólico que se ubicará cerca de los dos complejos citados.

La suma de todos supone una inversión global de 250 millones que permitirá cubrir la demanda de energía de 135.000 hogares con un recurso 100 % renovable.

El grupo tiene en marcha en Escocia un total de 250 millones en inversiones en eólica terrestre

En apenas unos meses, la corporación que lidera Ignacio Galán ha protagonizado tres operaciones de calado en el sector eólico en el mundo. Ha adquirido hasta el 100 % del parque de eólica marina de Saint-Brieuc, en aguas de Francia (generará 496 MW), y ha comprado por 100 millones la empresa gala del sector Aalto Power.

Pese a la crisis mundial generada por la pandemia, Iberdrola mantiene este año un plan de inversiones de 10.000 millones. Sobre la reciente operación en Escocia, Ignacio Galán ha manifestado que "a medida que remontamos la crisis del coronavirus, la inversión en infraestructuras limpias, que crea empleos y cuyos plazos de entrega son reducidos, ofrece beneficios ambientales y económicos inmediatos, lo que ayudará a la recuperación del Reino Unido en estos momentos tan críticos".

Normas
Entra en El País para participar