Banca

BBVA abre 250 oficinas y se reincorpora el 21% de los empleados a la red

La banca comienza su desescalada con más sucursales abiertas, aunque la vuelta a la normalidad será menos rápida de lo previsto inicialmente

Arcoíris sobre el edificio de la sede central del BBVA en Las Tablas.
Arcoíris sobre el edificio de la sede central del BBVA en Las Tablas. EL PAÍS

Las entidades bancarias españolas han iniciado su proceso de desescalada, reabriendo oficinas y reincorporando a empleados a sus puestos de trabajo, coincidiendo con el salto de varias provincias a la fase 1 del desconfinamiento por la pandemia del Covid-19. BBVA, de hecho, ya comenzó su desescalada la semana pasada con la apertura de 200 sucursales, y esta semana está prevista la ­reapertura de otras 50.

 

Hasta ahora estaban abiertas 800 agencias todos los días, y unas 370 lo hacían solo en días alternos. De esta forma, a partir de la próxima semana estarán ya operativas el 55% de la red, es decir, 1.425 locales. BBVA fue el banco que más oficinas cerró por la pandemia, el 77%.

Esta apertura de locales lleva consigo la incorporación de 1.300 empleados de la red comercial en España, hasta sumar 3.300 trabajadores presenciales (el 21% del total de la plantilla de red), y otros 200 empleados de servicios centrales en funciones críticas, que incluyen parte del equipo de mercados globales en la sala de tesorería de corporate & investment banking y empleados de infraestructura y operaciones en el área de ingeniería, entre otros.

Por ahora, el 98% de los empleados de servicios centrales de BBVA en España continuará teletrabajando. La entidad ha diseñado un plan de retorno gradual de sus empleados a las oficinas.

BBVA y Santander han sido las dos entidades que cerraron más sucursales con el confinamiento. Pero, en general, todos los bancos irán testando las necesidades del negocio para volver a la nueva normalidad de forma gradual, siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias y aplicando los protocolos de protección de empleados y clientes.

La entidad que preside Carlos Torres ha diseñado un plan de retorno gradual de sus empleados a las oficinas, que se sustenta en cinco principios. El primero de ellos es la prudencia, en la medida en que todos los empleados que regresen del trabajo remoto deberán estar seguros, por lo que regresarán gradualmente a los centros de trabajo solo aquellos que no hayan dado positivo, no tengan síntomas, no estén en cuarentena ni formen parte de un grupo vulnerable. Para ello, BBVA llevará a cabo una estrategia que incluye pruebas serológicas y de detección del virus PCR, que se aplicarán con arreglo a criterios médicos.

El segundo principio es la vuelta gradual, pues el regreso será progresivo y dinámico, teniendo en cuenta los datos más recientes disponibles sobre la evolución de la pandemia y sin fechas concretas preestablecidas. BBVA también tendrá en cuenta, en la medida de lo posible, las circunstancias personales de sus empleados en su vuelta a los centros de trabajo.

En tercer lugar, se fomentarán los turnos de trabajo en los equipos, en la medida que sea conveniente, para garantizar la seguridad de los empleados y la continuidad del negocio en caso de que ocurra un rebrote.

En los servicios centrales, las primeras reincorporaciones las realizarán los empleados que, por la naturaleza de su trabajo, necesiten equipamiento o medios solo disponibles en el centro de trabajo. BBVA continuará facilitando el trabajo en remoto para el resto de funciones y en la red de oficinas los empleados se irán incorporando según las necesidades de los clientes, que serán monitorizadas de manera dinámica.

El cuarto principio es el relativo a las medidas de higiene y seguridad. La entidad hará seguimiento de protocolos sanitarios de identificación temprana de positivos, con medidas como la implantación de sistemas de control de temperatura en los accesos a las principales sedes corporativas. Además, se inhabilitará el acceso con huella a los edificios para evitar contagios-y no se permitirán visitas externas.

En la misma línea, BBVA ha definido una serie de protocolos para garantizar la seguridad de los empleados y minimizar el riesgo de contagio, que incluyen un acceso controlado a los lugares de trabajo, el establecimiento de una distancia mínima entre los puestos de trabajo, la limitación a cuatro de los asistentes en las salas de reuniones y el uso obligatorio de desinfectante para manos, así como pañuelos y mascarillas, que BBVA proporciona a sus empleados. La entidad también instalará mamparas protectoras en puestos de recepción y atención al público, algo que ya se está implementando en las sucursales.

Finalmente, para reducir la propagación del virus, ha desarrollado una app que identificará los contactos más cercanos de los empleados con personas que han dado positivo, para uso único y exclusivo del servicio médico. Se trata de una aplicación que rastreará contactos cercanos mientras los empleados estén en su sitio de trabajo. BBVA prevé lanzar un piloto la próxima semana en España y después trabajar para ofrecer la aplicación a todos los empleados que regresen a instalaciones de alta densidad.

BBVA ha asegurado que fomentará la jornada continua, flexibilizará los horarios de entrada y salida para evitar congestión en los accesos y en el transporte y seguirá fomentando la formación a sus empleados de forma virtual. Los viajes laborales continúan restringidos, salvo que sean imprescindibles.

Por lo general, en cada oficina bancaria de cualquier entidad habrá un número de empleados menor de lo habitual, ya que se han establecido turnos que se mantendrán, de manera que no todos los empleados de las sucursales tengan que acudir a sus puestos de trabajo a la vez. En los servicios centrales, el teletrabajo será la preferencia por el momento.

Banco Sabadell abrió ayer otras 146 oficinas, pasando del 70% al 77%. Bankinter, que cerró la mitad de sus 360 oficinas, también ha comenzado a reabrir. CaixaBank, que es la entidad que más oficinas tenía abiertas, junto a Bankia (el 90%, respectivamente), finalizará mayo con el 95. Bankia reabrirá el resto poco a poco.

Por lo general, la vuelta a la normalidad será más lenta de lo previsto. Hasta como mínimo septiembre, no finalizarán los planes de teletrabajo actuales. Otra coca será cuando se incorpore en los convenios sectoriales y de empresa.

Normas
Entra en El País para participar