Infraestructuras

FCC se lleva en México el segundo tramo del Tren Maya, con obras por 705 millones

La española forma consorcio con CICSA, otras de las constructoras de Carlos Slim

El empresario Carlos Slim, primer accionista de FCC.
El empresario Carlos Slim, primer accionista de FCC.

El grupo FCC ha entrado de lleno en la construcción del proyecto ferroviario mexicano del Tren Maya, planificado en la península de Yucatán y valorado en su totalidad en más de 6.000 millones de euros. La compañía española controlada por el magnate Carlos Slim se ha hecho con el segundo tramo de la infraestructura, con 235 kilómetros, en consorcio con otra de las constructoras del empresario mexicano, CICSA.

El fallo se ha producido esta tarde, hora española, por parte de Fonatur, el órganismo que tutela el proyecto. La oferta de FCC y CICSA alcanza los 18.553 millones de pesos (unos 705 millones de euros), siendo la cuarta más económica, apartado que encabezaba la también española Rubau. Ha sido la puntuación técnica la que ha impulsado al consorcio de Slim para hacerse con el segmento de vía que va de Escárcega a Calkiní, en el Estado de Campeche.

La de FCC y CICSA ha sido la propuesta mejor puntuada en los segmentos de calidad de obra, capacidad del licitante, experiencia y especialidad, cumplimiento de contratos y contenido nacional de la mano de obra.

La Administración de Andrés Manuel López Obrador ha decidido seguir adelante con su inversión estrella en materia de infraestructuras a pesar de la crisis mundial reinante. El Gobierno estima que la inversión pública servirá de palanca para salir de la misma.Tanto es así, que está previsto que los trabajos sobre este nuevo tramo adjudicado comiencen el próximo 12 de mayo.

Slim tira de la experiencia de FCC

Carso Infraestructura y Construcción (CICSA) es una de las constructoras mexicanas que configuran el Grupo Carso. Su alianza con FCC para la ejecución del Tren Maya deja muy atrás el pacto que FCC y su primer accionista, Carlos Slim, firmaron en junio de 2015 para que ambas compañías, FCC Construcción y Carso Infraestructuras, fueran al 50% en obras en todo el continente americano con excepción del mercado mexicano, país de origen del empresario.

En este caso, Slim ha precisado de la experiencia de FCC en proyectos ferroviarios para tener opciones, como así se ha demostrado, en la que es la mayor obra del momento al otro lado del Atlántico.

Acciona y Comsa se suben al concurso

Adjudicados los dos primeros tramos, la construcción española puja ya por el tercero. Repiten referencias como FCC, Sacyr, Azvi, Copasa y Rubau. Y es novedad la presencia de Acciona y de la catalana Comsa.

Por este tercer segmento de la obra, de 172 kilómetros entre Calkiní (Campeche) e Izamal (Yucatán), pugnan 16 consorcios internacioonales. La propuesta de Comsa en asociación con la mexicana Caabsa es, por el momento, la mejor en el apartado económico. Ademas de las empresas españolas, hay grandes rivales chinos y mexicanos, como China Railway e ICA, respectivamente.

Normas
Entra en El País para participar