Así prevé el Gobierno que reabra la economía española tras el confinamiento

Los comercios y los bares no podrán abrir hasta la segunda fase y con un aforo del 30%

Economia España coronavirus
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presentó ayer el plan que ha aprobado el Consejo de Ministros para sacar a España y a su economía del parón total iniciado hace mes y medio, con la declaración del estado de alarma. El objetivo del plan es alcanzar la "nueva normalidad" a finales de junio. De este modo, la actividad económica se empezará a recuperar a partir del 11 de mayo, cuando se reabrirán, con muchas restricciones, pequeños comercios, terrazas en restauración y, parcialmente, los hoteles. El 26 de mayo, en las provincias con mejor evolución, se abrirá la mano para centros comerciales, cines y teatros, siempre con estrictas limitaciones de aforo. Los colegios solo abrirán a partir de esta fecha para actividades de refuerzo.

Durante toda la desescalada, es decir prácticamente hasta junio, se prohibirán los viajes interprovinciales, si bien los viajes dentro de una misma provincia estarán permitidos en la fase 1. El teletrabajo seguirá siendo prioritario, y se recomienda también escalonar turnos en los centros laborales.

Hasta el 11 de mayo la situación será, esencialmente, la misma de ahora, en lo que Sánchez denominó Fase 0 o de preparación. Las fases no tendrán fechas prefijadas, salvo esta Fase 0, que arranca el 4 de mayo. A partir del 11 todas las provincias entrarán en la Fase 1, si es que cumplen los criterios fijados con el Gobierno. Cada una de las fases tendrá una duración mínima de 15 días, periodo de incubación del coronavirus, según el llamado Plan para la Transición hacia una nueva normalidad. El proceso, que será “gradual, asimétrico diferenciando en función de cada territorio, coordinado y adaptable. Tal y como çexplicó ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al término del Consejo de Ministros, será Sanidad quien decida, en función de los parámetros establecidos, si cada provincia avanza al estadio siguiente, se mantiene en el que está o retrocede.

Así será la reapertura de la economía

  • Bares y restaurantes: En la primera fase 0 solo podrá realizar servicios de entrega de comida a domicilio, mientras que la fase 1 solo permite la apertura de terrazas y a un 30% de su ocupación. El consumo en locales no está permitido hasta la segunda fase y también acotado a un tercio del aforo. La última fase permite ampliar esta limitación al 50% y que las discotecas abran con un 30%.
  • Comercios minoristas: A partir del 4 de mayo el Gobierno permitirá que abran determinados establecimientos, siempre con cita previa. A partir del día 11 lo podrán hacer con un aforo limitado al 30%. Este se ampliará al 40% y al 50% en sucesivas fases. En cualquier caso, deberán fijar un horario específico para los mayores de 65 años.
  • Hoteles: Solo en la fase 1 podrán empezar a abrir sus puertas, pero el Gobierno no permitirá usar sus zonas comunes. Estas se irán abriendo al público en las siguientes fases, pero con el aforo limitado entre un 30% y un 50%.
  • Centros comerciales: Solo podrán abrir sus puertas en la fase 2, pero sin poder contar con sus áreas recreativas, que solo abrirán en la última fase. Los mercadillos al aire libre podrá reiniciar su actividad al 25% a partir del 11 de mayo, siempre que lo autoricen los Ayuntamientos.
  • Deporte profesional: El Gobierno contempla que las ligas profesionales, como las de fútbol y baloncesto, puedan dar comienzo en la segunda fase, a finales de mayo en el mejor de los casos, "mediante partidos a puerta cerrada o con limitación de aforo, que puedan ser retransmitidos", establece el texto. Antes, el próximo 4 de mayo, podrán comenzar los entrenamientos individuales sin contacto. Desde el 11 de mayo, ya en la fase 1, se contempla la apertura de los centros de alto rendimiento con “medidas de higiene y protección reforzadas” y a ser posible en turnos. También permitirá un entrenamiento “medio” en ligas profesionales. A partir de la segunda fase será el turno de poder hacer un entrenamiento "total".
  • Cines, teatros y museos: Las visitas a museos, con un tercio de su capacidad, serán posibles a partir de la fase 1, al igual que los espectáculos al aire libre de menos de 200 espectadores, siempre que estén sentados. Una capaidad que se incrementará a 400 y 800 personas en siguientes fases. Los cines y teatros solo abrirán en la fase siguiente y solo al 30% de su capacidad. Y en el último momento se permitirán los parques de atracciones, las corridas de toros y las playas. Los rodajes estarán en funcionamiento desde la fase 1.
  • Transporte: El transporte publico urbano irá progresivamente recuperando su actividad, siendo del 80% en la fase 1 y del 100%, en la última. El interurbano pasará del 30% al 50% del la fase 1 y al 100% en la última. El tráfico aéreo está sujeto a un acuerdo europeo.

“En el mejor de los casos la etapa de transición tendrá una duración mínima de seis semanas, mes y medio, y la duración máxima tentativa, en el caso de que todo transcurra como hasta ahora, es que sea de ocho semanas”, dijo Sánchez, anticipando que “a finales de junio estaríamos en la nueva normalidad si la evolución está controlada en todos los territorios”.

Toda España comenzará la fase 0 el lunes 4 de mayo, si bien la isla de Formentera en las Islas Baleares y las islas La Gomera, El Hierro y La Graciosa en Canarias, arrancarán ya en el siguiente estadio por su baja tasa de contagio.

Esta “fase 0, de preparación de la transición o de la desescalada”, incluye medidas de alivio al confinamiento –más allá de la salida de una hora al día que ya rige para los niños desde el pasado domingo– y que permitirá, ya desde el próximo sábado, salir a pasear o hacer ejercicio al aire libre de forma individual. También “se abrirán pequeños resquicios de actividad económica” con “la apertura de locales y establecimientos con cita previa”, o de restaurantes con servicio de comida para llevar. Además, se prepararán todos los locales públicos para la desescalada.

El 11 de mayo, todo el país pasará a la “fase 1, o inicial” dará paso a la apertura del pequeño comercio bajo condiciones estrictas de seguridad, excluyendo grandes centros comerciales para evitar aglomeraciones y desplazamientos masivos. Además, la restauración podrá servir en terrazas con un aforo máximo del 30% de su capacidad, mientras que se reabrirán hoteles y alojamientos turísticos, manteniendo cerradas las áreas comunes. Los locales contarán con un horario de atención preferente a mayores de 65 años, el colectivo más vulnerable ante el virus.

En paralelo, se reanudarán actividades agroalimentarias y pesqueras hasta entonces restringidas, mientras que los lugares de culto podrán ocuparse hasta un tercio de su aforo y comenzarán los entrenamientos profesionales.

La fase 2, intermedia, dará paso al servicio de restauración en interiores, solo en mesa (excluye las barras de bar) con una ocupación de un tercio del aforo y garantías de separación. Se reanudarán caza y pesca, y se reabrirán cines, teatros, auditorios, monumentos y espacios culturales con butaca asignada y un tercio de su aforo. Los actos y espectáculos se limitarán a 50 personas en interiores y 400 en exteriores, y los lugares de culto solo permitirán la mitad de feligreses.

En la fase 3, de normalización, las limitaciones de aforo se rebajarán al 50% y se dará paso a la apertura de las playas.

El uso de mascarilla estará altamente recomendado en el transporte público en todas las fases y la circulación entre provincias estará prohibida (salvo motivos laborales o justificados, como un funeral) hasta la vuelta a la normalidad. El curso escolar se retomará en septiembre, pero habrá excepciones desde la fase 2 para atender a hijos de padres con necesidad de trabajo presencial; las clases de refuerzo o someterse a las pruebas de la EBAU.

Plan consensuado

Sanidad decidirá qué provincias pasan de fase en función de la capacidad de su sistema sanitario; la situación epidemiológica de la zona; la implantación de medidas de protección colectiva en locales y transportes; y datos socioeconómicos y de movilidad. El presidente del Gobierno anticipó que todo el plan será consensuado con comunidades autónomas y ayuntamientos pero hizo un llamamiento a la responsabilidad personal de cada ciudadano para facilitar la vuelta a la normalidad. Sánchez avanzó que pedirá una nueva prórroga del estado de alarma, que culmina al 9 de mayo, y que previsiblemente pida renovarlo hasta el fin de la desescalada.

Sánchez reconoció el impacto negativo que el parón de la actividad ha tenido en el empleo y el PIB y admitió que “la economía global, la europea y la española encaran una recesión de extraordinarias proporciones”, por lo que pidió apoyo a la ciudadanía, a la oposición y a la UE para impulsar la necesaria recuperación

Normas
Entra en El País para participar