La energía de los voluntarios frente a la Covid

Mil empleados de Iberdrola en España, involucrados en más de 20 iniciativas sociales

Voluntario fabricando mascarillas.
Voluntario fabricando mascarillas.

Las situaciones extraordinarias movilizan todo tipo de energías positivas. En tiempos de coronavirus, se suceden las acciones de muchos profesionales de actividades esenciales que, trabajando en primera línea, están haciendo que todo funcione. 

A ellos, en estos días, se le ha sumado un nutrido grupo de voluntarios que, de forma altruista y desde sus casas, están colaborado en iniciativas que están permitiendo, por ejemplo, proveer a organizaciones e instituciones de materiales de protección, acompañar y apoyar a los colectivos más vulnerables en esta crisis, como son los ancianos y las personas con discapacidad, y colaborar en donaciones destinada a personas en riesgos de exclusión.

Desde que se decretó el estado de alarma provocada por la pandemia del coronavirus, Iberdrola ha involucrado a 1.000 empleados en más de 20 iniciativas de voluntariado en España, bajo el programa Voluntarios frente a la Covid.

Voluntaria que fabrica pantallas protectoras.
Voluntaria que fabrica pantallas protectoras.

Entre las actuaciones que están realizando se encuentran la fabricación de mascarillas, alguna de ellas muy especiales, para personas sordas, y máscaras protectoras realizadas con impresoras 3D, hasta la organización de correspondencia virtual entre voluntarios y ancianos en residencias, la donación de dispositivos electrónicos, el acompañamiento telefónico para personas con discapacidad o enfermedad mental y un cuenta cuentos para niños y adultos con discapacidad intelectual.

5.000 mascarillas faciales accesibles

En colaboración la Fundación para el Fomento del Desarrollo y la Integración (FDI), Iberdrola ha puesto en marcha un proyecto inclusivo para la fabricación de mascarillas accesibles para personas sordas, que permiten la lectura labiofacial y, con ella, la comunicación. La compañía envía packs a 150 voluntarios con el material y las instrucciones para su confección y, una vez elaboradas, se reparten entre la población sorda a través de las diferentes federaciones. Con este programa, la empresa espera aportar un total de 5.000 mascarillas.

Colaboran en su tiempo libre en la fabricación de material sanitario y el acompañamiento telefónico y online con ancianos y niños con discapacidad

En el ámbito sanitario, la compañía también ha organizado y apoyado una red interna de voluntarios para fabricar máscaras protectoras con impresoras 3D y mascarillas faciales que se han distribuido a hospitales, residencias de ancianos y residencias para personas con discapacidad intelectual.

Sonrisas frente al coronavirus

Las iniciativas están dirigidas también al apoyo a ancianos y personas con discapacidad intelectual, dos de los colectivos más afectados por la situación de confinamiento.

Residente contestando una carta de una residencia ancianos.
Residente contestando una carta de una residencia ancianos.

El proyecto Sonrisas frente al coronavirus, puesta en marcha con FDI y Voluntariado y Estrategia, tiene como objetivo combatir la soledad de las personas mayores que se encuentran en residencias y que no pueden recibir visitas de sus familiares. La operativa, que ya cuenta con la participación de cerca de 450 voluntarios de Iberdrola, consiste en establecer una correspondencia virtual entre los voluntarios y la personas residentes.

Los empleados de Iberdrola también están donando dispositivos electrónicos para que los ancianos aislados en hospitales y residencias puedan contactar con sus familiares.

Entre las líneas de acción con personas con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental, se encuentra el acompañamiento telefónico. Esta iniciativa, que ya cuenta con la participación de más de 25 empleados, se lleva a cabo con diferentes entidades como la Fundación Adecco y la Fundación Juan XXIII y consiste en mantener conversaciones telefónicas diarias con personas con discapacidad intelectual y/o enfermedad mental que necesitan acompañamiento en la gestión personal de la crisis sanitaria.

Cuenta cuentos y donaciones a Aldeas Infantiles

Voluntarios que trabajan con niños con discapacidad.
Voluntarios que trabajan con niños con discapacidad.

Otra actuación innovadora de los voluntarios es el cuenta cuentos organizado para niños y adultos con discapacidad intelectual, siguiendo las pautas de la lectura fácil. Con esta técnica de redacción de textos sencillos para personas con dificultades de comprensión lectora, los voluntarios graban videos leyendo estas obras infantiles adaptadas, ayudando así a las familias de las personas con discapacidad.

Además de estas iniciativas, los empleados de Iberdrola, junto con sus familias, están enviando mensajes, dibujos y cartas de ánimo y agradecimiento al personal sanitario que está haciendo frente a la crisis desde los distintos hospitales y centros sanitarios de España.

Iberdrola ha puesto en marcha también una campaña de donación entre su plantilla, a través de la organización Aldeas Infantiles, dirigida a las familias más desfavorecidas con menores a cargo. Las donaciones, que ya suman cerca de 20.000 euros, se transforman en vales de comida.
Acción global

Las actividades de voluntariado de Iberdrola forman parte del plan de acción global puesto en marcha por Iberdrola contra el coronavirus Covid-19. La compañía tiene como objetivo, no solo garantizar el mantenimiento y la calidad de suministro en este contexto, si no también dar respuesta a las necesidades de sus grupos de interés.

En este contexto, se enmarca por ejemplo la donación de material sanitario por valor de cerca de 25 millones de euros, el refuerzo energético de infraestructuras esenciales, como son los hospitales e instalaciones medicalizadas, así como la puesta en marcha de medidas dirigidas a los clientes más vulnerables a esta crisis.

Normas
Entra en El País para participar